Desarrollo científico y tecnológico

La educación del siglo XXI: ¿la tecnología sustituirá a los docentes?

Este debate contiene 12 respuestas, tiene 7 mensajes y lo actualizó Imagen de perfil de Sandra Reyes sandroide hace 4 años, 1 mes.

Viendo 13 publicaciones - del 1 al 13 (de un total de 13)
  • Autor
    Publicaciones
  • #5003
    Imagen de perfil de Sandra Reyes
    sandroide
    Participante

    Excelente inicio de semana profesores, mediante este foro de debate les propongo discutir la siguiente pregunta “¿La tecnología sustituirá a los docentes?” para ello les comparto esta nota:

    http://www.fundacionceibal.edu.uy/es/blog/la-tecnolog-sustituir-los-docentes-no-pero

    Sabemos o hemos oído el discurso sobre las modificaciones que la tecnología en nuestras prácticas y relaciones interpersonales, pero principalmente dentro del ámbito educativo, de hecho muchas de las estrategias para mejorar los procesos de enseñanza-aprendizaje utilizan la tecnología digital para lograrlo, se han concebido como parte importante en las reformas educativas de todos los niveles y como competencias fundamentales para los estudiantes y docentes del siglo XXI. El tema es bastante amplio así que los invito a participar y dejar sus comentarios para enriquecer la discusión.

    ¿Qué les parece? @aurin @urielhernandez @romansuarez @paolarochonherrera @malinalli @sergiolomeli @yierva

    ¡Saludos!

    #5005
    Imagen de perfil de Paola Rochon Herrera
    PaolaRochonHerrera
    Participante

    Hola Sandra, gracias por invitarnos a este debate. En principio yo considero que la tecnología es una herramienta que podemos emplear los docentes para preparar, exponer y evaluar los temas de clase. Estaría interesante revisar la historia de la docencia, pues quizás ella nos podría dar pistas sobre nuestro futuro.
    La divulgación de los saberes que van adquiriendo las sociedades, me parece una actividad indispensable para el desarrollo de las mismas. En ese sentido, la labor de enseñanza dista mucho de estar en peligro. Ahora bien, quizás la incorporación de tecnologías de información y comunicación en los procesos de enseñanza-aprendizaje permitan disminuir gastos, como es el pago de una planta docente muy numerosa. Ejemplo de esa reducción de gastos es esta plataforma, gracias a la cual ya no es necesario tener asesores en cada plantel del Bachillerato Tecnológico. ¿Esto es malo o es bueno?
    La docencia ha sido un empleo muy popular desde los 20s. Supongo que a causa de la aumento de la densidad de población, así como de las campañas de alfabetización. Pero, probablemente, el descenso de la tasa de natalidad reportada en las últimas décadas, así como la incorporación de la TICs en la educación, harán que el número de profesores sea cada vez menor, sin que ello lleve a su desaparición, pues sin la reproducción e innovación de saberes, las sociedades se quedarían estancadas.

    #5006
    Imagen de perfil de Miriam
    Malinalli
    Participante

    @sandroide, me gustó el artículo que nos compartes porque analiza algunos de los miedos que se manifiestan frente al uso de las TIC en espacios educativos. Por un lado se desmitifica la postura de que la tecnología sea algo actual, como si los libros y otros instrumentos didácticos no hubieran sido un avance tecnológico en su época que representaban un desafío a los docentes. Por otro lado se sostiene que los docentes y no las máquinas son los únicos capaces para fomentar las habilidades de resolución de problemas, pensamiento crítico y comunicación intercultural, necesarias en el siglo XXI. De tal modo que también resulta difícil que los docentes sean sustituidos por la tecnología.

    @paolarochonherrera ha mencionado la importancia del docente no sólo en la reproducción sino también en la innovación de saberes. A mí me gustaría agregar, recordando un artículo que leí hace poco sobre aprendizaje autogestivo, que aun con estudiantes autónomos e independientes que usan la tecnología a su alcance para aprender, se requiere la motivación y la retroalimentación por parte de un facilitador que lo guíe.
    Los aspectos que se le atribuyen a los docentes son los siguientes:

    a) Un intercambio de información actualizada sobre la materia.
    b) Un diálogo participativo sobre qué y cómo estudiar.
    c) Un conjunto de recomendaciones para llevar a la aplicación de lo aprendido en proyectos
    personales o laborales.
    d) Una dinámica sistemática de entrega-retroalimentación de actividades.
    e) Un plan de asistencia individual para solucionar problemas no académicos, en el caso de
    que hubiera una solicitud expresa para ello.

    Y de todos estos, el inciso e es el que más me intriga, ¿Una máquina podrá orientar a los estudiantes para resolver problemas no académicos? No lo sé ¿Qué piensan?

    #5008
    Imagen de perfil de Sandra Reyes
    sandroide
    Participante

    Hola gracias por participar en el foro, coincido con lo que comentas @paolarochonherrera la tecnología ha permitido transformaciones y aportes positivos al ámbito educativo y sin duda las plataformas de COSDAC son un claro ejemplo de ello, me llamó la atención lo que comentaste sobre la alfabetización, es interesante que a partir de análisis de datos es posible intervenir en situaciones político-sociales como esta, les comparto unas gráficas del INEGI al respecto:

    http://cuentame.inegi.org.mx/poblacion/analfabeta.aspx?tema=P

    Anexo también un documento de la UNESCO sobre alfabetización digital:

    http://www.unesco.org/fileadmin/MULTIMEDIA/HQ/CI/CI/pdf/media_and_information_literacy_curriculum_for_teachers_es.pdf

    Esto último nos muestra un problema que ya en la primer nota que compartí al abrir el foro se enuncia: ahora los docentes no sólo debemos estar formados en nuestros respectivos campos disciplinares sino también en competencias digitales para integrar la educación de nuestros estudiantes. ¿Qué problemáticas genera esto? ¿Se trata de una obsolescencia del docente? ¿De la enseñanza?

    Ahora, primero gracias por el artículo sobre aprendizaje autogestivo y sobre lo que comentas Miriam @malinalli es bastante atinado, la tecnología no sólo se refiere a computadoras y pantallas, mucho se ha comentado de que la imprenta fue uno de los primeros inventos tecnológicos, así que en efecto esto modificó las formas de enseñanza-aprendizaje y las relaciones entre maestro-alumno.

    Finalmente, el inciso que nos presentas es bastante problemático, justo en aspectos de este tipo suele ponerse énfasis al discutir la relación hombre-máquina, quizá el docente -y habría que rastrear cuál ha sido su función y efectos dentro de la enseñanza y en relación con los alumnos- no se limita a la mera transmisión de conocimientos pero cabe de nueva cuenta la pregunta que haces al final de tu comentario y a la cual añadiría ¿qué tanto pueden las máquinas aportar a los procesos de enseñanza-aprendizaje más allá de meras herramientas y en torno a la relación maestro-alumno?

    Espero sus comentarios. Saludos.

    #5012
    Imagen de perfil de Circe Rodríguez
    aurin
    Participante

    Hola a tod@s
    El filósofo alemán Walter Benjamin señalaba que la tecnología genera nuevas experiencias de lo humano, en ese sentido resulta verdaderamente complejo e interesante analizar de qué maneras los implementos tecnológicos han modificado y pueden modificar las relaciones entre los docentes y los alumnos, lo cual es una tarea de largo aliento.
    De manera más modesta puedo decir que los maestr@s observamos que las formas en que l@s chic@s procesan la información está mediada por la cercanía del celular y la computadora, además de que demandan estímulos cada vez más complejos. Sin embargo, como señala Sandra, se tiende a pensar la máquina como medio de transmisión y no se toma en cuenta su capacidad para modifica las experiencias y las formas en que se aprende.
    A los profesor@s nos cuesta mucho más trabajo permitir que la tecnología modifique nuestras clases, muchos la seguimos prohibiendo en vez de incorporarla, los maestr@s tendríamos que pensar seriamente cómo podemos adoptar el celular de manera productiva en nuestras aulas.
    Saludos.

    #5013
    Imagen de perfil de Uriel hernández
    urielhernandez
    Participante

    Muy interesante debate @sandroide, me parecen muy pertinentes las preguntas de tu última publicación: ¿qué tanto pueden las máquinas aportar a los procesos de enseñanza-aprendizaje más allá de meras herramientas y en torno a la relación maestro-alumno?. Precisamente sobre este asunto me gustaría platear la otra cara de la moneda, no sólo podríamos preguntar por la sustitución de los docentes, sino también de los alumnos.

    Me refiero al aprendizaje automático que consiste en una serie de procedimientos que pueden realizar algunas computadoras con el fin de realizar funciones como realizar predicciones o categorizar información. Tal vez, si las máquinas pueden aprender a cubrir las funciones que antes eran de algunos humanos, en algún momento quienes son estudiantes ahora sean prescindibles porque las máquinas aprendan más eficientemente que ellos.

    De cualquier modo encuentro interesante que el proceso de aprendizaje automático está acompañado de distintas formas de supervisión que ayudan a que las máquinas aprendan de la manera adecuada y cumplan las funciones para las que están diseñadas, porque está basado en el aprendizaje a base de experiencias, de ensayo y error, por lo que necesitan una guía que les indique cuándo hay un error y cuándo un acierto.

    En este sentido, tal vez la tecnología nos ayude a comprender mejor en qué consiste el proceso de enseñanza-aprendizaje, puede ser que se trate de una herramienta y a la vez de una especie de espejo en la que podemos observar cuáles son los presupuestos que tenemos en torno a lo que es enseñar y aprender. Si consideramos que el libro es también un tipo de herramienta tecnológica que introdujo, entre otras cosas, la lectura en voz baja como una práctica del aprendizaje. Muy probablemente las herramientas más actuales en torno a la enseñanza y al aprendizaje transformen las prácticas didácticas y de estudio, pero no necesariamente terminarán con los humanos que emplean esos recursos, tal vez cubrirán ciertas funciones para dar lugar a otro tipo de prácticas, como podría ser tal vez la programación, si consideramos que actualmente empezamos a atestiguar una nueva forma de alfabetización: la digital.

    ¿Coinciden con estas ideas, o será más bien ingenuo mi punto de vista?

    #5019
    Imagen de perfil de Sandra Reyes
    sandroide
    Participante

    Muchas gracias @aurin por tu comentario y la referencia a Walter Benjamin, sobre lo último que comentas, coincido contigo, a los docentes nos cuesta trabajo pensar y aceptar los beneficios de la tecnología, porque de alguna manera no contamos con estrategias adecuadas para darle un uso a la tecnología actual dentro del salón de clase. En ese sentido ¿se trata más de una simbiosis entre tecnología-docente, hombre-máquina, o se trata de una sustitución?

    Ahora, sobre lo que propone @urielhernandez conozco un poco lo que mencionas del aprendizaje automático y me parece que lo que comentas puede aportar a la discusión, pese al automatismo que suponen las máquinas y la actual tecnología digital, esto no implica que necesariamente el hombre será reemplazado por las máquinas, pero entonces la pregunta que cabe es ¿Dentro de las prácticas docentes el papel de la tecnología queda reducido a meras herramientas?

    Gracias por sus comentarios, espero sus respuestas.

    Saludos.

    #5020
    Imagen de perfil de Sergio
    @sergiolomeli
    Participante

    Hola a todos, gracias @sandroide por invitarnos a este debate. Comparto el punto de vista de @paolarochonherrera, la tecnología es una herramienta útil y que abre potencialidades antes inexistentes para la docencia. El tema que yo considero problemático es que a veces lo que se puede usar como medio o herramienta se transforma en fin en sí mismo…
    Sobre la última pregunta que haces Sandra de si “¿Dentro de las prácticas docentes el papel de la tecnología queda reducido a meras herramientas?”. Mi postura es que ser una herramienta es lo mejor que puede ser, ahora saber explotar la herramienta al máximo es tema de virtuosidad en el asunto. Cualquiera puede usar un martillo, pero no todos le sacan lo mejor de sí al martillo. Con herramientas tecnológicas tan complejas como internet, el uso virtuoso de las mismas se torna cada vez más difícil…
    Aquí me gustaría traer a cuento el desarrollo de Georg Simmel sobre lo que el llama la ‘tragedia de la cultura’. No más para polemizar y avanzar una crítica romántica al asunto… Simmel dice que hay una contradicción en la cultura y es que por cultura nos referimos tanto a la cultura subjetiva como a la cultura objetiva. La cultura subjetiva sería aquella que cultiva a los seres humanos y los hace ser mejores personas (dicho mmuy burdamente); mientras que cultura objetiva se refiere a la producción de objetos que contienen conocimiento complejo hecho cosa. Simmel afirma que hay una disparidad en el desarrollo de la cultura objetiva frente a la cultura subjetiva: mientras la objetiva se hace cada vez más grande y compleja (o sea cada vez porducimos más objetos, y esos objetos son cada vez más complejos, es decir que sintetizan y objetivizan mayores cantidades de conocimiento); la cultura subjetiva es cada vez más tosca, y embrutecida y cada vez menos capaz de ‘utilizar’ esos objetos. Ese mundo objetivo tiende a aplastar y oprimir al ser humano, a pesar de que es su propia producción lo que se le enfrenta. Es el viejo tema de la enajenación o fetichización o cosificación expuesto por Marx. Aquello que era un medio cultura se torna en fin en sí mismo, lo que era herramienta, se torna en fin y se vuelve necesario para la vida. Un ejemplo muy burdo de esto es como sigue:
    Una persona que no ha dado el salto a la ‘telfonía inteligente’ se percata de que requiere la herramienta (un telefono inteligente) para su trabajo: las conversaciones suceden por whatsapp, las reuniones por skype, tiene que atender correos electrónicos cuando todo el día está en la calle. en fin. necesita el telefono.
    sucede que se hace de uno de esos telefonos inteligentes, pero en verdad el telefono es mucho más inteligente que el que lo usa en la medida en la que quien los usa, utiliza unas 20 aplicaciones entre ellas la mensajería instantanea, el correo electrónico, las consultas a internet, los accesos a cuentas bancarias, las aplicaciones georeferenciadas para llegar a lugares, la agenda y la base de datos de contactos telefónicos, aplicaciones de administración de finanzas personales, el acceso inmediato a redes sociales, diseño de programas de ejercicio y dieta, entre algunas otras.
    Sin embargo cada aplicación está restando subjetividad al usuario, de poco en poco, el o al usuario/a se hace cada vez más dependiente de su teléfono inteligente y deja de ser agente de sus acciones: ya no decide él sus rutas de transportación sino que las deciden por él, ya no ejercita la memoria para aprender teléfonos, ya no decide en qué puede gastar y en qué no puede gastar esto es decidido por él, ya no decide qué comer, ni cómo ejercitarse: todo está siendo cómodamente decidido por él.
    Al mismo tiempo que su telefono inteligente está usando al usuario (aquí está la inversión de papeles), para recopilar información que va a ser, sin que él o ella sea conciente de ello para venderle más y más cosas, sus rutas, sus gastos, sus dietas, sus lugares visitados, las fotografías que se toman resultan en información que es proccesada por medios tremendamente más inteligentes que él para producirle nuevaas necesidades y formas de vida.
    Lo que era herramienta se convierte en fin, se subvierte la agencia o subjetividad del asunto.
    Lo que me parece problemático de la tecnología en la educación, no es la substitución del docente, sino la substitución de la subjetividad del docente y del dicente.
    ¿Qué opinan de esto colegas?

    #5023
    Imagen de perfil de Román Suárez
    RomanSuarez
    Participante

    Buenas noches colegas, ya he agarrado el debate un poco avanzado y eso tiene ventajas y desventajas. Encuentro sus participaciones muy estimulantes y sorprende la cantidad de cuestiones que suscita el texto. Yo quiero abonar a esta pluralidad de perspectivas un poco haciendo como @urielhernandez lo hace el principio: “viendo la otra cara de la moneda”. Si bien es cierto que la tecnología y su incidencia en la educación no es un fenómeno nuevo como señala @malinalli, lo que sí puede ser nuevo es el efecto que puede producir en el sistema educativo tal y como lo conocemos. El artículo que nos presenta @sandroide me produjo un efecto contradictorio: primero produce calma porque asegura que hay procedimientos que sólo los docentes pueden llevar a cabo y ahí radica su fuerza y la garantía de que sigan siendo necesarios e insustituibles, sin embargo afirma rotundamente que la introducción de las tecnologías de la educación sí genera una brecha que no existía y es la que separa a los profesores que poseen habilidades para el uso de dichas herramientas, de aquellos que no las tienen o que las tienen muy poco desarrolladas. Eso implica que sí hay una posibilidad de desplazamiento o de sustitución de un tipo de docentes “analfabeta digital” por otro que está adaptado y que sí maneja bien las nuevas tecnologías digitales con fines educativos. Si bien, no se trata de una sustitución directa del hombre por la máquina, si se trata de un desplazamiento que tiene en su raíz el conocimiento y uso de esas tecnologías. @aurin traía colación de manera muy atinada el planteamiento benjaminiano acerca de las nuevas experiencias humanas que surgen a partir de la incorporación de nuevas tecnologías a los diversos quehaceres propios de nuestra cultura, sin embargo habría qué preguntarse también por las experiencias que se pierden cuando una nueva tecnología se incorpora a procesos y los modifica de manera tal que hay aspectos que pueden resultar irrecuperables.

    Saludos!!

    #5036
    Imagen de perfil de Sandra Reyes
    sandroide
    Participante

    Hola de nuevo colegas, gracias por sus aportaciones @sergiolomeli y @romansuarez, muy interesantes y problemáticos sus comentarios.
    En primer lugar, creo que la postura que nos plantea Sergio, si bien tiene matices que son problemáticos, la tendencia de considerar a la tecnología como mera herramienta ¿podría considerarse como un afán de dominio del hombre sobre aquello que no considera humano, idéntico a sí mismo o propio de su especie? ¿No es esto una actitud necia? Reitero, esta cuestión es mucho más problemática y compleja, no obstante, las lecturas superficiales de este tipo de problemas suelen caer en posturas radicales con básicamente dos tendencias: tecnofobia y tecnofilia, un ejemplo al respecto:

    http://www.eluniversal.com.mx/articulo/cultura/2016/11/16/la-tecnologia-nos-deshumaniza

    ¿Cómo puede la tecnología resolver los problemas sociales de América Latina?

    Las preguntas siguen abiertas a debate ¿podemos tomar postura del papel que juega la tecnología en los procesos de enseñanza-aprendizaje sin considerar todas la implicaciones o posibilidades que ésta tiene dentro de dicho ámbito y más allá de él?

    Ahora, con lo que comenta Román, en efecto la nota es un poco ambigua, pero considero que cumple el objetivo de ayudarnos a discutir el tema. Sobre lo que mencionas respecto al analfabetismo digital, ese parece uno de los problemas más comunes en la práctica docente, sobre todo cuando se trata de profesores que conciben la tecnología de manera radicalmente negativa y dañina al proceso de enseñanza. Además de este aspecto tecnofobo está el factor conocimiento, es decir, no todos los docentes cuentan con una formación en el uso de tecnologías digitales ¿qué hacer en este aspecto? ¿Se trata sólo de usar las herramientas digitales sin más? ¿Qué ocurre si se tienen los conocimientos sobre las tecnologías pero no se cuenta con la infraestructura, qué podemos hacer al respecto, esto es parte del problema sobre sustituir al docente o forma parte de otra situación?

    Para reflexionar y ridiculizar un poco este último aspecto les comparto el siguiente video:

    Y un pequeño texto para ahondar más al respecto en cuanto a la llamada “brecha digital”:

    https://revistas.ucm.es/index.php/CLAC/article/viewFile/40616/38933

    De nuevo gracias por sus comentarios y a seguir discutiendo.

    #5038
    Imagen de perfil de Román Suárez
    RomanSuarez
    Participante

    Hola @sandroide el video que has puesto es muy chistoso y muy interesante. Al respecto, y para contrastar, quiero compartir aquí un artículo de Juan Villoro que se llama “Democracia digital” que analiza la idea de que la tecnología digital como celulares y aplicaciones puede llevar a una mejor participación ciudadana en los procesos políticos. El artículo, más que tecnofobo, es crítico con respecto a esa idea de que la tecnología es la panacea para resolver ciertos problemas sociales y políticos como la desigualdad. Tal vez podríamos plantearnos la misma cuestión con respecto a la educación y las nuevas tecnologías digitales aplicadas a la educación.

    Saludos

    #5039
    Imagen de perfil de Uriel hernández
    urielhernandez
    Participante

    Me parecen muy interesantes las preguntas planteadas @sandroide, creo que una posible respuesta a la postura tecnófoba sería asumir una postura en cuanto a las preguntas que planteas, “¿Se trata sólo de usar las herramientas digitales sin más? ¿Qué ocurre si se tienen los conocimientos sobre las tecnologías pero no se cuenta con la infraestructura, qué podemos hacer al respecto, esto es parte del problema sobre sustituir al docente o forma parte de otra situación?”.

    Retomando un poco de lo que se ha venido discutiendo, creo que estaríamos ante la guía en la gestión de nuevos recursos. El video que nos compartiste sobre el libro me parece muy ilustrativo, tener un libro no nos hace más inteligentes, ni tampoco leerlo. La lectura de calidad involucra varias habilidades que podemos desarrollar a través de la lectura misma o de otras actividades, por ejemplo, para leer adecuadamente un libro necesitamos conocer un poco sobre el contexto, el idioma en el que está escrito, el tema, el género del texto, además necesitamos un mínimo de capacidad de atención y de memoria. Creo que, además, distintos tipos de libros demandan diferentes habilidades, no es lo mismo consultar un diccionario, que leer una novela, que leer un tratado filosófico o un tratado biológico; por otro lado, la lectura de un mismo texto puede ser distinta dependiendo de nuestros objetivos, podemos leer una novela para conocer la historia y disfrutar las descripciones y las peripecias de sus personajes, o podemos leer una novela para hacer un análisis narratológico, lo que nos demanda un estudio minucioso, laborioso y mucho más especializado.

    De manera similar, el uso de las nuevas tecnologías puede tener diversos fines, desde el entretenimiento o la interacción, hasta la gestión de empresas o proyectos educativos. El tipo de recursos digitales y los objetivos que persigamos al emplearlos cambia y puede ser más o menos especializado, pero no será la pura herramienta la que lo determine, como lo indica la crítica de la que nos hablaba @sergiolomeli que nos exponía una postura más bien pesimista y deshumanizante de la tecnología. Creo que en una dirección similar va el comentario de @romansuarez, la tecnología puede ser una herramienta de la democracia, pero no es la única solución, ni mucho menos es la democracia misma.

    Pensando en todo esto me gustaría retomar las preguntas que me planteabas, @sandroide ¿dentro de las prácticas docentes el papel de la tecnología queda reducido a meras herramientas?, de manera rápida respondería que sí, pero habría que considerar que se trata de un recurso escaso en el contexto mexicano, como lo indica la nota que nos compartiste, por lo que estaría de acuerdo con que no necesariamente se trata de un sustituto de los docentes, al menos no pronto en estas latitudes. Pero, ¿cómo ven ustedes el problema? ¿Es válido ver con buenos ojos la tecnología que puede servirnos como suplemento educativo en la práctica docente?

    #5043
    Imagen de perfil de Sandra Reyes
    sandroide
    Participante

    Hola de nuevo colegas, muchas gracias por sus aportaciones @romansuarez y @urielhernandez en efecto no se trata de ver en la tecnología la solución a todos los problemas, principalmente al del llamado “rezago educativo“, creo que la mayoría compartiríamos la idea de que por usar internet, una app o un dispositivo digital esto no implica que habrá una mejoría en los procesos de enseñanza aprendizaje.

    Como hipótesis: si aceptamos que la tecnología no es una mera herramienta pero que dado el contexto de la educación mexicana su función hasta el momento parece tener esa forma: ¿qué nos corresponde a los docentes respecto al uso de la tecnología para los procesos de enseñanza-aprendizaje? ¿Basta con implementar recursos tecnológicos en el aula para afirmar que se trata de una simbiosis entre el docente, el alumno y la tecnología?

    ¡Gracias por sus participaciones, espero que continuemos discutiendo! @paolarochonherrera @malinalli @sergiolomeli @aurin @yierva

    Saludos

Viendo 13 publicaciones - del 1 al 13 (de un total de 13)

Debes estar registrado para responder a este debate.