Placer

  • Se derivó del verbo latino placere que se utilizaba para decir: agradar.
  • Se puede entender como un verbo o como un sustantivo. Al entenderlo como un sustantivo, el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, lo define como:

1. m. Goce o disfrute físico o espiritual producido por la realización o la percepción  de algo que gusta o se considera bueno.

2. m. Diversión, entretenimiento.

3. m. desus. Voluntad, consentimiento, beneplácito.

  • Parte de su definición en el diccionario filosófico de José Ferrater Mora es que:

Ha sido bastante común entre los filósofos tomar el concepto de placer en un sentido muy general, que abarca, o se supone que abarca, todas clases de placeres y de sentimientos de placer […].

Concomitantemente, el concepto de dolor ha sido tomado asimismo en un sentido muy general, incluyéndose en tal concepto la sensación que se experimenta cuando se sufre físicamente, cuando se pierde una persona amada, etc.

Tomados en estos sentidos generales, han tenido lugar muchos debates sobre los conceptos de placer y de dolor. Por ejemplo, se ha mantenido que el placer es lo contrario del dolor, de modo que si se siente un placer no se puede sentir un dolor, y viceversa. Se ha afirmado también que es posible sentir a la vez placer y dolor, como ocurre en ciertas situaciones supuestamente anormales o «mórbidas», en las cuales se siente placer al sentirse dolor y de las que el más citado ejemplo es el masoquismo. Algunos han dicho que sentir placer y dolor al mismo tiempo quiere decir simplemente sentir placer por una cosa y dolor por otra distinta, de modo que el placer es un cierto sentir en determinado respecto que excluye el dolor en el mismo respecto. Por ejemplo: si siento placer escribiendo un «Diccionario de filosofía» no puedo sentir dolor al escribirlo, aunque pueda sentirlo por otras razones, como el que el escribirlo da, inclusive literalmente, muchos dolores de cabeza.

  • Algunos de los principales filósofos que han teorizado al respecto son los que se nombran a continuación, seguidos una brevísima contextualización y de una de las obras en las que se han ocupado del concepto en cuestión:
  • Platón (427-347 a. C.). Griego de la Antigüedad, considerado un filósofo idealista. A él suele adjudicársele una rechazo de los placeres corporales en pro de un ensalzamiento de la vida dedicada a la sabiduría, al goce intelectual. Sin embargo, la reflexión platónica sobre el placer no se reduce a la negativa de disfrutar los “placeres de la carne”, pues hay varios diálogos, personajes y situaciones en las que reflexiona al respecto, a continuación se sugieren tres de los principales:
    • Protágoras. Donde aparece la idea de que debe hacerse un cálculo bien pensado sobre qué placeres aceptar, de tal modo que se logre alcanzar los placeres mayores.
    • Filebo. También conocido como Del Placer, en él Sócrates expone la idea de que tanto el placer como la inteligencia son importantes para la vida buena.
  • Aristóteles (384-322 a. C.). Griego de la Antigüedad, conocido por su noción de virtud como justo medio. Aborda el concepto en particular en capítulo II el libro II. De su Ética Nicomaquea, donde analiza la relación entre el placer y la virtud y sostiene que la virtud del temperante consiste en abstenerse o complacerse cuando es preciso.
  • Epicuro (341-270 a. C.). Griego, de la llamada Época Helenística. Fundador del Hedonismo (que deriva de hedoné: placer en griego), corriente filosófica que sostiene que la felicidad del ser humano se haya en la justa administración de placer y dolor.. Expone los principios de esta corriente filosófica en su Carta a Meneceo, donde se sostiene que las personas buscamos todo el tiempo alcanzar el placer y evitar el dolor, pero algunas veces debemos renunciar a ciertos  placeres si de ellos se sigue un dolor mayor o bien, debemos soportar un dolor si de él se sigue un placer mayor. Se recomienda ampliamente la lectura de este texto con los estudiantes ya que es breve, pero profundo; además está escrito en un lenguaje muy accesible.
  • Sigmund Freud (1856-1939). Austriaco, padre del psicoanálisis. Aborda el concepto con especial atención en Más allá del principio del placer. De acuerdo con esta obra la búsqueda del placer es uno de los principios que rigen la vida de todo ser humano. Es decir, toda persona, desde su infancia, busca hacer u obtener sólo aquello que le produce placer, sin embargo, la realidad no suele ajustarse a esa necesidad humana de obtención del placer, por cual es el sujeto quien debe ajustarse a ella. Posteriormente, Freud señalará otros motores comunes del actuar humano que no se restringen sólo a la búsqueda de placer, pero seguirá considerando dicha pesquisa como fundamental en la vida humana.
  • Michel Onfray (1959). Francés, filósofo actual. Gran parte de su obra está marcada por este concepto, en particular: Diario hedonista y Teoría del cuerpo enamorado, donde hace una defensa de los placeres que dan los cinco sentidos y pretende reivindicar la propuesta de los cínicos y defender la idea de que el placer se alcanza mediante estados, actividades o formas de ser de la persona y no en la posesión de objetos o en la obtención de prestigio social.
  • Ernesto Priani (1962). Mexicano. Filósofo actual, profesor, escritor y humanista digital. Se dedica a explorar este concepto en su obra:  Los libros del placer, donde recorre formas diversas de entender dicho concepto enmarcado en el contexto actual.
  • Graciela Hierro Pérezcastro (1928-2003). Mexicana. Filósofa feminsta actual. Dedicó su vida y obra a estudiar la manera en que culturalmente se asigna a cada género un modo de vivir el placer, la sexualidad y el erotismo. En su obra Ética y placer reivindica la importancia del placer para la vida buena. En el apartado El placer y el patriarcado del primer capítulo Carpe Diem expone cómo algunas diferencias físicas entre hombres y mujeres (como la posesión del himen y la posibilidad de embarazarse) han determinado muchas de las formas en que viven el placer unos y otros.
  • Este concepto suele aparecer cuando se discuten casos como:
      • Las llamadas “parafilias”:
        • ¿Puede experimentarse placer sexual al sentir dolor?
        • ¿El placer es la satisfacción de una necesidad?
      • La virginidad o castidad:
        • ¿El placer sexual debe experimentarse a partir de una edad determinada?
        • ¿Disfrutar del placer sexual disminuye el valor de una persona si no está casada?

Karla Alday (@karlaalday)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *