Prácticas de consumo

Las prácticas de consumo refieren a la manera en que las personas utilizan y aprovechan bienes primarios o secundarios y servicios para su beneficio. En el ámbito ético se utiliza para analizar o criticar la manera en que dicho uso afecta el entorno; ya que existen formas de consumo más responsable que otras, que tienden al consumismo.

A la forma de consumo responsable a nivel económico y ecológico se le conoce como sostenible; éste tipo de consumo se realiza de manera que el uso de bienes y servicios contribuyan a una mejor calidad de vida al mismo tiempo que se pretende minimizar el uso de recursos naturaleza, ya sea a través de la reutilización de materiales o bien economizando dichos recursos. Para lograr este objetivo se persiguen los siguientes puntos:

  • Satisfacer las necesidades humanas.
  • Favorecer una buena calidad de vida por medio de estándares de vida dignos.
  • Compartir los recursos entre ricos y pobres.
  • Actuar tomando en cuenta las generaciones futuras.
  • Considerar el impacto “desde la cuna hasta la tumba” de los productos al consumirlos.
  • Minimizar el uso de los recursos, los residuos y la contaminación.

Mauricio Sosa

  1. eduardo dice:

    muy buena información,gracias

Responder a eduardo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *