Argumentación vs Explicación: ¿dónde termina una y empieza la otra?

Este debate contiene 19 respuestas, tiene 5 mensajes y lo actualizó Imagen de perfil de Víctor Cantero Flores Víctor Cantero Flores hace 6 años, 4 meses.

Viendo 15 publicaciones - del 1 al 15 (de un total de 20)
  • Autor
    Publicaciones
  • #5274

    Ya antes les había compartido que, en su libro Introducción a la Lógica (2nda Edición, México: Limusa, p. 51), Irving M. Copi y Carl Cohen nos dan los siguientes ejemplos tomados de la Biblia:

    1. “Haceos tesoros en el cielo, donde ni las polillas ni la herrumbre corrompen y donde los ladrones no minan ni hurtan. Porque donde vuestro tesoro se encuentre, también se encontrará vuestro corazón.” Mateo 6:20-21.

    2. “Por lo tanto su nombre [de la torre] es Babel; porque allí confundió el Señor la lengua de toda la Tierra.” Génesis 11:19.

    Uno de estos casos es una explicación y el otro es una argumentación. Pero, ¿cuál es cuál? Esto me ha sugerido hacer este Foro de Discusión. El objetivo es que podamos discutir en conjunto en qué consiste una argumentación, en qué consiste una explicación y en qué se parecen. ¿Cuándo se usa una y cuándo otra? Espero puedan participar.

    Acá pueden encontrar un breve resumen de algunas de las ideas centrales que se han discutido sobre la diferencia entre explicar y argumentar:

    1. Algunas ideas básicas.

    #5275

    Para estrenar este Foro, les sugiero que analicemos los ejemplos de Copi y Cohen:

    1. “Haceos tesoros en el cielo, donde ni las polillas ni la herrumbre corrompen y donde los ladrones no minan ni hurtan. Porque donde vuestro tesoro se encuentre, también se encontrará vuestro corazón.” Mateo 6:20-21.

    2. “Por lo tanto su nombre [de la torre] es Babel; porque allí confundió el Señor la lengua de toda la Tierra.” Génesis 11:19.

    ¿Cuál es la explicación? ¿Cuál es la argumentación? Más adelante, podemos examinar otros ejemplos y, finalmente, sacar algunas características importantes de cada una de estas actividades.

    Espero nos acompañen a este Foro.

    @hugoenriquesanchez, @cantero, @oscarsantana, @jeje, @karlaalday, @abrahamavila, @jeannetugalde, @franciscobarron

    #5278
    Imagen de perfil de Abraham Avila
    Abraham Avila
    Participante

    Que tal Víctor Cantero y colegas, @cantero, el tema de tu Foro es uno de los temas que siempre me ha llamado la atención por la razón de que la distinción de un argumento y una explicación es una prueba para quienes estamos entrenándonos en seguir y comprender las reglas de la lógica para construir y distinguir argumentos, si podemos reconocer en un pasaje, un discurso, ¿una imagen?, razones y cuáles son su naturaleza (apoyar una conclusión o explicar la conclusión). Además que considero que la argumentación no es ‘una estrategia de batalla discursiva’ con la que se pretende ganar una discusión dando incansablemente razones, sino es una estrategia para clarificar el tema que se discute y por ende los conceptos involucrados.
    Me explico, Copi (2014) sugiere dos formas de advertir y distinguir una explicación y un argumento, formas, a mi juicio, confusas, la primera consiste en revisar el propósito del pasaje, la segunda es una formalización pero que, tampoco no abona nada reconocer cuándo un pasaje es una explicación de un argumento: ‘Q porque P’.
    Expresa:
    “Que un pasaje sea un argumento o una explicación depende del propósito que sirva. Si nuestro propósito es establecer la verdad de una proposición, Q, y ofrecemos alguna evidencia, P, en apoyo de Q, es posible decir adecuadamente que “Q porque P”. En este caso estamos ofreciendo un argumento para Q, y P es nuestra premisa. Pero suponga que sabemos que Q es verdadera. En este caso no tenemos que ofrecer razones que apoyen su verdad, pero tal vez queramos dar una explicación de por qué es verdad. Aquí también es posible decir “Q porque P”, pero en este caso no estamos ofreciendo un argumento para Q, sino una explicación de Q (subrayado mío, Copi, 2014, pp. 51-52)”.
    Si nos guiamos con esta cita podemos ser más estrictos en nuestra ‘lectura’ de los pasajes o de lo que alguien expresa. De tal manera que ahora tenemos dos herramientas más, que, me parecen, son más efectivas: evidencia y dar una explicación.
    Así que, antes de confrontarme con los pasajes, debo tener claro qué estoy entendiendo por evidencia (‘entiendo por evidencia información relacionada con un tema, problema o asunto que presento con el propósito de apoyar mi postura, conclusión o hipótesis) para poder señalar si son una explicación o argumentos. Por lo que, apoyándome en lo anterior, el ejemplo que propone Copi de la Torre de Babel es una explicación en tanto que no se persigue establecer la ‘verdad’ de la conclusión (premisa) de quien expresa que la Torre se llama Babel, sino se da una explicación de por qué la Torre de Babel se llama así.
    ¿Será posible que en una explicación haya argumentos? Sí es así, ¿Una explicación es un argumento y viceversa?
    En lo absoluto, lo que ocurre es que en el uso del lenguaje podemos emplear ambas en una misma exposición pero no por ello considerar que son equivalentes, por que como señala Copi hay que revisar el propósito, si hay evidencia y/o si se está dando una explicación.
    Groarke (2008) propone que para distinguirlos debemos revisar el término ‘razones’. Para este autor, en lógica hablamos de razones para referirnos a ‘razones para creer (reasons for believing). Por otro lado, señala que una explicación se habla de algo que ya sabemos que ocurrió, la conclusión no está en disputa; mientras que en un argumento las razones pretenden establecer una causalidad sobre un evento o tema que es parte de la conclusión y que está en disputa.
    Para terminar comparto el siguiente pasaje del libro Cuadernos azul y marrón que ilustra (¿o no?) cómo una explicación contiene (¿o no?) un argumento:
    El realizar este proceso [escrutar] nos libera de la tentación de buscar un peculiar acto de pensar independiente del acto de expresar nuestros pensamientos y colocado en algún medio peculiar. Las formas de expresión establecidas ya no nos impiden reconocer que la experiencia de pensar puede ser precisamente la experiencia de decir, o puede consistir en esta experiencia más otras que la acompañan (Wittgenstein, 2003, p. 74).

    #5280

    Gracias Abraham, @abrahamavila, por participar en el Foro. En relación con tu participación, me gustaría recuperar los puntos importantes, por ahora, solo con el fin de clarificar y, más tarde, discutirlos:

    1. Estoy de acuerdo que clarificar cuál es exactamente la relación y diferencia entre argumentación y explicación es un gran reto para todos quienes nos dedicamos a estos asuntos de la argumentación y la lógica. Es por ello que me parece que es un tema excelente para un Foro.

    2. En tu lectura de Copi y Cohen, podemos identificar dos aspectos que, quizá aunque no de una manera demasiado útil, puede echar luz sobre la diferencia:

    (a) Si algo es una argumentación o una explicación de cierta afirmación o hecho, llamémosle Q, depende de cuál es la intención o propósito de quien lo dice. Hay al menos dos opciones:

    Si no se sabe que Q es verdadera o su verdad está en disputa, entonces uno tiene que argumentar a favor de su verdad.

    Si se sabe que Q es verdadera y su verdad no es controversial para los interlocutores, entonces simplemente explica cómo es que Q es verdadera.

    (b) En ambos casos se puede utilizar la estructura “P porque Q”. Pero, como bien señalas, esto no parece ser muy útil para distinguirlas.

    3. Y la pregunta interesante es si en una argumentación puede haber una explicación o si al explicar algo, haya que argumentar. Se me ocurren algunos casos:

    (a) Quizá cuando argumentamos algo, partes de nuestra argumentación, quizá las premisas, requiera de alguna explicación o clarificación. Por ejemplo, si quiero argumentar que los fetos son valiosos y no se les debe abortar, quizá tenga que explicar qué es un feto. En este caso, dentro de mi argumentación, hay una explicación.

    (b) Quizá quiero explicar cómo es que me enfermé de dengue (eso no está en disputa), pero en el transcurso de mi explicación quizá surja la pregunta polémica de si los virus están vivos o no. En este caso, dentro de mi explicación puede surgir una argumentación.

    4. Y mi último punto es una pregunta. Si entiendo bien, en la cita de Wittgenstein se ilustra cómo una argumentación puede contener una explicación y viceversa. Pero, no veo exactamente cómo. Lo que ahí dice Wittgenstein ahí es un poco misterioso, ¿no te parece? ¿Podrías elaborar un poco la idea de Wittgenstein?

    Gracias de nuevo por tu participación.

    Veamos qué nos dicen nuestros colegas.

    #5282
    Imagen de perfil de Emiliano López @jeje
    Emiliano López @jeje
    Participante

    Qué tal. Gracias por abrir el foro Víctor.
    La distinción entre argumentar y explicar me parece muy importante. Creo que utilizamos el verbo explicar en un sentido muy amplio, pero en el sentido de esta asignatura, deberíamos limitar explicar al establecimiento de las relaciones causa efecto. El segundo ejercicio de Copi, es una explicación, porque nos ofrece la causa por la cual la ciudad de Babel se llama así (por cierto, según el relato bíblico, “Babel” deriva del verbo hebreo “balbal” que significa “confundir”). En cambio, el primer ejercicio hay un argumento que se puede reconstruir así:
    P1. Si quieres que tu corazón se encuentre en el cielo, entonces debes estar construir tu tesoro en el cielo.
    P2. (implícita) Quieres que tu corazón se encuentre en el cielo.
    C. Construye tu corazón en el cielo.

    Creo que no hay una relación de causalidad entre las premisas y la conclusión, sino que de las 2 premisas se deduce la conclusión.

    Algunos ejercicios de Copi son un reto, porque debemos parafrasearlos bastante para obtener una estructura.

    ¿Qué les parece? ¿Estarían de acuerdo con lo que comento?

    Abraham, ¿podrías compartirnos la referencia de Groarke? No me queda muy claro lo que él dice, quizá revisar el texto podría ayudar. Gracias 🙂

    Saludos

    #5367

    Estimado Emiliano, @jeje, gracias por tu participación. Recupero las ideas centrales de tu comentario:

    1. Una manera de delimitar el concepto de explicación es enfocarnos solo a relaciones de causa y efecto. En estos casos, sabemos que cierto evento ha ocurrido, una ventana rota, por ejemplo. Eso no está en disputa. Lo que queremos saber es cómo ha sucedido eso. Es decir, necesitamos una explicación de ese evento. Y lo que queremos es identificar qué causó que la ventana se rompiera. Podemos ver que se ha roto por la piedra que un manifestante ha lanzado hace algunos minutos.

    2. Sobre este punto, me gustaría cuestionar lo siguiente. No es nada extraño encontrar casos donde alguien nos pida que le expliquemos cómo hacer una raíz cuadrada. Por ejemplo, la raíz cuadrada de 108241. Podemos saber que la respuesta es 329, y no tener ninguna duda al respecto. Lo que no sabemos es cómo hacer la operación. Eso es lo que necesitamos explicar. En este caso, no es claro que explicar consista en aclarar una relación causa-efecto. ¿O sí te lo parece? ¿Qué piensan los demás?

    3. Estoy de acuerdo con la reconstrucción que haces del argumento que dan Copi y Cohen. Aquí lo único que quizá sería importante señalar es que la presencia de ciertas expresiones que típicamente son consideradas como marcadores de inferencia no garantizan que estemos frente a una argumentación. Valdría la pena considerar los siguiente:

    (a) Si estos marcadores no garantizan que tengamos una argumentación, ¿cómo distinguimos a una argumentación de una explicación?

    (b) Podríamos pensar en algunos otros ejemplos donde estén presentes algunos de estos marcadores y, no obstante, no sean casos de argumentación.

    4. No sé si la referencia que Abraham, @abrahamavila, tiene en mente es el libro Good reasoning matters! A constructive approach to critical thinking de Leo Groarke.

    ¿Qué les parece lo que hasta ahora hemos discutido? Les invito a que sigan participando.

    #5370
    Imagen de perfil de Emiliano López @jeje
    Emiliano López @jeje
    Participante

    Hola @cantero, gracias por tu respuesta y la organización de la información. Comento sobre cada punto:
    1. Exacto, es lo que afirmo. Me gusta mucho tu ejemplo, me faltó poner uno. Gracias.

    2. Tienes toda la razón, en el caso de “explicar que es una raíz cuadrada” “explicar” no consiste en aclarar una relación causa-efecto. Al usar la palabra “explicación” nos referimos a gran cantidad de acciones, como en el ejemplo que pones de “explicar cómo hacer una raíz cuadrada” o “explicar qué es un feto”. Creo que son usos coloquiales y legítimos de la palabra, que nunca dejaremos de usar. Lo único que propongo es una definición estipulativa de “explicación” como “establecer cuál es la causa o causas de un determinado evento” (como en el ejemplo de la ventana rota que nos pones), independientemente de los usos cotidianos que le damos a la palabra explicación. En mi caso, me ha funcionado con los alumnos para tener un concepto muy delimitado de “explicación” y, de esta manera, poder distinguirlo del de argumentación (o justificación).

    Hablando de los distintos sentidos de “explicación”, un buen ejercicio para los alumnos sería pedirles que describan lo que se hace al explicar cada uno de estos casos. Por ejemplo, al “explicar cómo hacer una raíz cuadrada”, lo que se hace es proporcionar, a alguien que no sabe hacer esta operación, información para que aprenda el procedimiento adecuado. Al enseñarle a alguien hacer una raíz cuadrada, se le enseña un mecanismo y un procedimiento de razonamiento deductivo que le permite extraer la raíz cuadrada de 108241 para llegar al resultado 329.
    En el caso de “explicar qué es un feto”, por una parte se describen las partes del bebé, por otra parte se mencionan las causas de que exista un feto (apareamiento, fecundación, por ejemplo).
    Vaya, la idea de la actividad sería que los alumnos comprendan que explicación es un término polisémico, pero para fines de la clase, deben delimitarlo a las relaciones causa efecto. Es arbitrario, pero creo que a los alumnos les deja claro cuál es la diferencia entre una “relación causa efecto” y un “argumento” (o justificación).

    3. Hice la reconstrucción del argumento muy rápido, y noto algunos errores. La corrijo por acá

    P1. Si quieres que tu corazón se encuentre en el cielo, entonces debes construir tu tesoro en el cielo.
    P2. [implícita] Quieres que tu corazón se encuentre en el cielo.
    C. Construye tu tesoro en el cielo.
    Y tienes razón con el asunto de la presencia de marcadores. Una de las tareas más laboriosas es lograr que los alumnos comprendan que no siempre que hay marcadores hay argumento, y viceversa. Sobre esto
    a) Me funciona muy bien acordar que, dentro de la clase de lógica, explicar se define como buscar relación causa efecto (soy un necio, lo sé y lo siento); mientras que argumentar es justificar una conclusión con ayuda de otros enunciados (las premisas).
    b) Siempre le enfatizo a los alumnos que el contexto es lo que me permite averiguar si hay un argumento o no, independientemente de que haya marcadores o no. Trabajando con los materiales de la plataforma, por ejemplo, un ejercicio que hacemos es identificar los distintos argumentos que aparecen. Es muy divertido, porque hay mucha paja (argumentalmente hablando), y párrafos sin argumento, pero cuya información es importante para detectar la existencia de un argumento, haya marcadores o no.
    4. Gracias por la referencia Víctor.

    Ojalá haya más participaciones por acá, me gustó mucho este tema. Espero que más adelante haya oportunidad de hablar de argumentos abductivos (argumentos a la mejor explicación), ya que en este caso, necesitamos explicar (identificar las causas de) algún fenómeno, pero también tenemos que argumentar (justificar) cuál es la mejor explicación para este. Esto se utiliza mucho al investigar, por ejemplo, quién cometió un crimen. Bueno, pero creo que antes de abordar esto, hay otras cosas previas que dialogar por acá.

    Saludos.

    #5371
    Imagen de perfil de Hugo Enrique
    Hugo Enrique
    Participante

    @cantero y @jeje, he leído con interés sus publicaciones y he estado pensando en la propuesta del profesor Emiliano de restrigirnos, en aras de mantener una línea de demarcación no problemática para los alumnos, a buscar las relaciones causa-efecto en el caso caso de la explicación, mientras que la justificación es apoyar una conclusión con otros enunciados.
    Pienso en este caso. Después de comer en una fonda siento un dolor muy intenso en el estómago, y digo en voz alta.
    1. Si la comida estaba en mal estado, entonces me causa dolor de estómago.
    2. Tengo dolor de estómago.
    C. Por lo tanto, la comida estaba en mal estado.
    Aquí hay una relación causa efecto en la premisa 1, pero no la estoy “buscando”, sino que la estoy usando como premisa para concluir, junto con la premisa 2, que la comida estaba en mal estado. Así que, según el criterio de @jeje esto es un argumento que busca justificar, pero no explicar. ¿Estoy en lo correcto?

    #5372

    Estimados Emiliano y Hugo, @jeje y @hugoenriquesanchez, gracias por sus participaciones. Recupero algunos puntos importantes (pero si dejo algo fuera, díganme):

    1. Emiliano, sobre tu estrategia de fijar, para propósitos de la clase, el significado de “explicar” a relaciones causa-efecto, me parece bien si tiene un sentido puramente metodológico. Lo único en lo que quizá deberíamos ser cuidadosos es no dejar la impresión de que ese es el único sentido de la expresión. Es decir, no debemos dejar la impresión de que es un término cerrado.

    2. Parece que estamos de acuerdo en notar que la presencia de indicadores de inferencia no siempre garantiza que tenemos un argumento. Es importante enfatizar este punto con los estudiantes.

    3. Sin duda, explorar los argumentos abductivos o también conocidos como argumentos a la mejor explicación presentan casos interesantes en los que argumentar y explicar interactúan. Una vez que podamos formar una idea más o menos clara de argumentación y explicación, podemos regresar a este tema. ¿Qué les parece?

    4. A reserva de la mejor opinión de Emiliano, creo que lo que dice Hugo (@hugoenriquesanchez) es correcto. Me parece, pero ya ustedes me podrán corregir, que el caso que nos das es uno donde hay una argumentación que contiene una explicación (o una relación causa-efecto entre comer algo (causa) y sentirme mal (efecto)). Se parece al ejemplo que daba antes sobre el aborto y explicar qué es un feto. Otro rasgo que podemos considerar a favor que el ejemplo de Hugo es una argumentación es que la conclusión, que la comida estaba en mal estado, está en disputa en el contexto. Seguramente tanto el comensal como el dueño del negocio estarán en desacuerdo sobre esa conclusión (el primero quiere que se le reembolse el dinero o se le pague una indemnización por el daño causado, el segundo no quiere pagar nada). Veamos qué nos dicen los demás.

    Saludos.

    #5375
    Imagen de perfil de Jeannet Ugalde
    Jeannet Ugalde
    Participante

    Hola a tod@s, que interesante tema la distinción entre argumentar y explicar. Considero que algo que puede contribuir a la discusión es considerar qué es lo que persigue cada una de ellas. Mientras que la explicación surge de un intento de definir, de aclarar el todo y las partes de aquello de lo cual se habla, cuestionamiento que en Platón será muy claro a partir de la pregunta ¿qué es?. La argumentación es una toma de postura frente a un suceso. Pienso por ejemplo, cuando Platón cuestiona a sus interlocutores acerca de ¿qué es lo bello? se presentan varias consideraciones, Bello es una mujer hermosa, bello es algo útil, bello es lo difícil, este es un momento previo, el momento de la definición y explicación de aquello de lo cual se habla, que da el paso a la toma de una postura. Así, cuando Platón o alguno de sus interlocutores intenta tener una toma de posición al respecto de alguna de las definiciones encontramos, en esta toma de posición una argumentación. Desde la antigüedad observamos que la explicación y la argumentación van una muy cercana a la otra. Concuerdo con ustedes que el caso de los argumentos abductivos es muy interesante la relación entre explicación y argumentación.

    #5376

    Estimada Jeannet, @jeannetugalde, gracias por tu participación. Recupero algunos de los puntos importantes que nos indicas:

    1. Creo que tu observación coincide con algo de lo que dice Copi y Cohen: para poder distinguir una argumentación de una explicación, hay que fijarnos en la intención del hablante y qué es lo que persigue.

    2. En ese sentido, me parece, lo que distingue a cada una es lo siguiente:

    (a) Con una explicación se intenta contestar la pregunta “¿Qué es?”, aclarando, por ejemplo, el todo y las partes de lo que se está hablando (las partes de una estatua y cómo ellas la conforman, digamos).

    (b) Con una argumentación se busca tomar postura con respecto a lo que se habla (por ejemplo, si cierta estatua es bella o no).

    ¿He interpretado correctamente tus observaciones, Jeannet? De ser así, me gustaría señalar dos aspectos muy interesantes de lo que dices:

    (c) Por lo que dices y en tus ejemplos, sugieres que la explicación es un momento que viene antes de la argumentación. Es decir, según entiendes estos términos, después de la clarificación viene la toma de postura. Esto me parece correcto, pues creo que es muy importante que antes de tomar cualquier postura u omitir cualquier opinión sobre alguna cosa, debemos tener claro lo básico relacionado con esa cosa.

    (d) No me es del todo claro que la pura toma de postura ya sea ella misma una argumentación. Tomar una postura es como expresar una mera opinión. La argumentación surge en el momento en el que queremos justificar esa opinión o la postura que hemos adoptado. Toma, por ejemplo, el debate sobre el aborto. Primero, tenemos que aclarar qué es un aborto (entender todos los elementos que lo conforman y el fenómeno completo). Después de las clarificaciones, podemos tomar una postura o emitir nuestra opinión: “estoy en contra de la aborto”. Pero, me parece, hasta el momento aún no está presente la argumentación. Esta surge cuando decimos: “estoy en contra del aborto por tales y tales razones…”. En ese sentido, creo que la toma de postura aún no es una argumentación, sino apenas el comienzo, es algo que demanda una argumentación. ¿Qué te parece?

    Espero que podamos seguir con esta discusión.

    #5401
    Imagen de perfil de Emiliano López @jeje
    Emiliano López @jeje
    Participante

    Hola a todos.

    Creo que este foro nos ha dejado mucho en qué pensar, sobre una distinción aparentemente muy simple. El último comentario del profesor @hugoenriquesanchez me dejó pensando en si hay una diferencia clara entre explicar y argumentar. Se me ocurrió buscar el concepto explicación en el diccionario de la Real Academia de la Lengua. Aquí se define explicar como:

    1. tr. Declarar, manifestar, dar a conocer lo que alguien piensa. U. t. c. prnl.
    2. tr. Declarar o exponer cualquier materia, doctrina o texto difícil, con palabras muy claras para hacerlos más perceptibles.
    3. tr. Enseñar en la cátedra.
    4. tr. Justificar, exculpar palabras o acciones, declarando que no hubo en ellas intención de agravio.
    5. tr. Dar a conocer la causa o motivo de algo.
    6. prnl. Llegar a comprender la razón de algo, darse cuenta de ello.

    Por otra parte, en el Compendio de Lógica, Argumentación y Retórica de Luis Vega Reñón y Paula Olmos Gómez (Madrid, Editorial Trotta, año 2011)págs.. 245 a 248), hay un artículo llamado “Explicación vs. Argumentación”, escrito por José Francisco Álvarez. Se los comparto completo en este enlace. Es algo extenso, pero vale la pena leerlo completo, ya que aclara muchas cosas a mi parecer. Acá algunos fragmentos importantes:

    Aunque en la tradición sea frecuente la oposición entre argumentación y explicación, aparecen matices interesantes entre el explicar y el explicarse entendido como el dar razones adecuadas de la propia conducta. Comprender la acción de alguien podría consistir en realizar una buena narración trabada argumentativamente, con un buen argumento, que nos permitiese colocarnos en el lugar del otro y ver sus acciones como consecuencias prácticas de sus razones, de los argumentos utilizados y de las consecuencias de dichos argumentos.

    Las mismas versiones dicotómicas que han separado la explicación y la comprensión, Erk/arung vs. Verstehen, han conducido a una separación entre los procesos explicativos y los argumentativos. Sin embargo, en buena compañía con la tradición de las ciencias forenses y de la práctica social más común, explicarse también es argumentar dando razones de la propia posición. p. 247

    Así avanzamos en la superación de la falsa dicotomía entre explicación y argumentación. El espacio para la argumentación en el ámbito de la explicación (incluso de la explicación científica) no se reduce a la articulación lógica de las razones. p. 248.

    Vaya, en resumen, el autor sostiene que la dicotomía explicar/argumentar no es muy clara. Considerando esto, podría reformular mi posición, diciendo que explicación y argumentación no tienen que ser procesos autoexcluyentes, lo que no significa que no puedan distinguirse. En este sentido, estaría de acuerdo con @jeannetugalde, en el sentido de distinguir explicación y argumentación por aquello que persigue cada una. Así, argumentar tiene el propósito de justificar una oración con ayuda de otras, mientras que explicar tiene distintos propósitos: aclarar un concepto, definirlo, establecer relaciones causa-efecto, etc. Podemos argumentar para explicar las causas que llevaron al mayordomo a matar al millonario; o bien, cuando estamos justificamos alguna hipótesis, seguramente necesitamos dar muchas explicaciones.

    Ahora bien, yo preguntaría:

    ¿Siempre que argumentamos explicamos?, ¿siempre que explicamos, argumentamos?

    Saludos

    PD 1. Sería importante aclarar a qué nos referimos exactamente cuando hablamos de “explicación” dado que es un concepto que abarca muchos procesos. Por esto sería importante definirlos de manera clara, a fin de saber qué sí cuenta como explicación, y qué no cuenta como ella. Parece que no ocurre lo mismo con “argumentación”, que es un proceso que nos permite justificar una aseveración con ayuda de otras.

    PD 2. Les comparto la entrada Argumento Abductivo que ya se encuentra en nuestro vocabulario.

    #5403

    Estimado Emiliano, @jeje, gracias de nuevo por participar. Tu intervención es muy interesante. Recupero los puntos importantes y retomo las preguntas que nos dejas:

    1. Dejando de lado la idea de argumentación, la pura noción de explicación tiene varios matices que valen la pena rescatar:

    (a) Diferencia entre explicar algún tema y explicarse en el sentido de dar razón de cierta conducta. Podemos ver que, en este caso, la explicación conecta directamente con la argumentación.

    (b) Explicar en el sentido de aclarar o clarificar algo (“Erklärung”).

    (c) Explicar en el sentido de comprender o hacer comprender algo (“Verstehen”).

    2. Vemos que no hay una dicotomía entre explicar y justificar. Vemos que ambas están íntimamente conectadas. En ese sentido, sobre tu pregunta: “¿Siempre que argumentamos explicamos?, ¿siempre que explicamos, argumentamos?”, me atrevo a adelantar las siguientes respuestas, a reserva que nuestros colegas también nos compartan sus opiniones:

    (a) ¿Siempre que argumentamos explicamos? Me parece que la respuesta es positiva, pues, como ya señalaba Jeannet (@jeannetugalde), previo a la argumentación se debe hacer un proceso de explicar o aclarar primero qué es eso sobre lo cual se tomará postura y se argumentará. Y, en general, creo que a la hora de argumentar, habrá muchas cosas que explicar para preparar el terreno.

    (b) ¿Siempre que explicamos, argumentamos? Aunque no hay duda, me parece, que a la hora de explicar algo, se requiera argumentar a favor de alguna idea importante en la explicación, no estoy tan seguro que siempre la explicación requiera una argumentación. Si alguien me pide que le explique cómo llegar a la gasolinería desde mi casa, puedo darle indicaciones. No veo claro que, en este contexto, sea apropiado iniciar alguna argumentación. Pero me gustaría saber su opinión.

    3. Quizá podemos ir tratando de recuperar las características más importantes de cada uno de los conceptos que hemos estado viendo, para poder, más tarde, dar un giro y centrar nuestra atención en el concepto de abducción, que ya ha salido en varias ocasiones. ¿Qué les parece?

    Saludos.

    #5406
    Imagen de perfil de Jeannet Ugalde
    Jeannet Ugalde
    Participante

    Estimado @cantero, la forma en que presentas la postura de cada uno de nosotros me parece muy apropiada. Tu observación del punto (d) da en el punto central de la discusión. Tienes toda la razón, la toma de una posición no necesariamente es una argumentación, puede ser una opinión. De ahí que muchas veces Platón diferencia entre una opinión y una opinión acompañada de explicación.

    #5407

    Estimada @jeannetugalde, gracias por el comentario. Trato de retomar sus ideas para tenerlas claras yo mismo. Espero que se útil, y no esté distorsionándolas. Y me gusta la manera en que expresas la idea: “… diferencia entre una opinión y una opinión acompañada de explicación.”. ¿Crees que podamos hablar de una diferencia entre “una opinión y una opinión acompañada de argumentación”.

    Invito a nuestros colegas a que sigamos contribuyendo a este Foro.

Viendo 15 publicaciones - del 1 al 15 (de un total de 20)

Debes estar registrado para responder a este debate.