Las hormigas y los elefantes tienen sentimientos. Proposición y forma lógica

Este debate contiene 17 respuestas, tiene 7 mensajes y lo actualizó Imagen de perfil de Jesús Jasso Méndez Jesús Jasso Méndez hace 5 años, 3 meses.

Viendo 3 publicaciones - del 16 al 18 (de un total de 18)
  • Autor
    Publicaciones
  • #3398
    Imagen de perfil de Jesús Jasso Méndez
    Jesús Jasso Méndez
    Participante

    Hola Ceci @ceciliachavez, muchas gracias por tu participación. La definición que nos compartes es sumamente útil pues nos ofrece la clara idea de que una VARIABLE PROPOSICIONAL puede tener distintas interpretaciones, esto es, puede representar diferentes PROPOSICIONES y no se compromete un contenido particular. Muchas gracias!

    Ahora, me parece que es importante señalar, que cuando estamos formalizando proposiciones (del lenguaje natural al lenguaje lógico) es importante mantener la formalización que hemos elegido en todos los casos. Esto es, si hemos formalizado la proposición, Los extraterrestes tienen buena voluntas, con P, en cualquier caso de nuestro análisis, P referirá o nombrará tal proposición.

    ¿Qué opinan nuestros colegas profesores de estas reflexiones?
    ¡Saludos Ceci!

    Jesús @jesusjassomendez 🙂

    #3402
    Imagen de perfil de Carlos Romero
    Carlos Romero
    Participante

    Hola a tod@s!

    Gracias Jesús @jesusjassomendez, en particular, por abrir el foro.

    Ha sido una discusión muy amplia pero también, creo, muy fructífera. Ahora me gustaría enfocarme en la definición que Cecilia @ceciliachavez nos comparte de Ferrater Mora, que copio aquí otra vez:

    En lógica la variable es “un símbolo cuyo significado no es determinado”. Las diversas determinaciones que puede tomar su significado son llamadas los valores de la variable. Estos valores pueden ser cualquier conjunto de entidades, proposiciones, funciones, clases o relaciones.

    ¿Qué tan buena definición es ésta? Inicialmente, me parece una definición buena: sencilla, inteligible, suficientemente cercana a la correcta; todas estas cualidades (y quizá otras) la hacen “trabajable”: podemos usarla para fines prácticos sin mayor problema en absoluto.

    Sin embargo, metiéndonos un poquito en “detalles filosóficos”, creo que podríamos precisarla más.

    En particular, pienso que es problemático el criterio para que un símbolo cuente como variable: que tenga un “significado [que] no es determinado”; no creo que sea un criterio suficiente. Si tenemos términos que poseen ambigüedad o vaguedad, no por ello esos términos van a ser variables. Pero su significado está indeterminado. Sin embargo, bajo el criterio, ser un símbolo con significado indeterminado es lo mismo que ser una variable.

    (Se dice que un término es ambiguo cuando posee más de un significado posible en un contexto dado; decimos que un término es vago si los criterios que dictan cuándo el término se aplica y cuándo no, son criterios que no tienen una frontera bien definida. Ejemplos:
    De ambigüedad. Supongamos que estoy en una cumbre internacional de líderes mundiales. Le digo a mi acompañante, que es de otro país: “El presidente vino de frac”. Si no hay suficiente información de trasfondo en ese momento, el término “El presidente” es un símbolo ambiguo.
    De vaguedad. Supongamos que decimos que alguien es “greñudo” cuando tiene muchos cabellos, y que alguien es “pelón” cuando tiene pocos cabellos. ¿Cuál es el límite exacto entre ser greñudo y ser pelón (bajo estas definiciones)? Como no parece haberlos–es decir: como no parece haber un número N exacto e invariable tal que tener N o más cabellos es ser greñudo, pero tener menos de N cabellos es ser pelón), ambos términos son vagos.)

    ¿Qué opinan?

    De nuevo, creo que la definición de Ferrater Mora es suficientemente buena como para usarse en contextos prácticos: cuando queremos enseñar o aprender lógica y entender la noción de variable proposicional, o si estamos en una clase de matemáticas y queremos entender la ley distributiva c x (a + b) = (c x a)+(c x b).
    Pero si a uno le gusta ser “filosóficamente quisquilloso“, quizá sería bueno buscar una definición más exacta 🙂 ¿Creen que la haya?

    (De hecho, pienso que esto podría llegar a ser esencial al detallar la forma lógica de proposiciones. Pues necesitaremos un criterio exacto de qué es una variable para decir que la forma lógica de una cierta proposición es un cierto esquema: es decir, algo representado por (meta-)variables proposicionales… ¿Suena esto correcto?

    Saludos!

    • Esta respuesta fue modificada hace 5 años, 3 meses por Imagen de perfil de Carlos Romero Carlos Romero.
    • Esta respuesta fue modificada hace 5 años, 3 meses por Imagen de perfil de Carlos Romero Carlos Romero.
    • Esta respuesta fue modificada hace 5 años, 3 meses por Imagen de perfil de Carlos Romero Carlos Romero.
    #3423
    Imagen de perfil de Jesús Jasso Méndez
    Jesús Jasso Méndez
    Participante

    Hola Carlos @carlosromero, muchas gracias por tu interesante participación.

    Me parece muy interesante la manera en que nos presentas una reflexión sobre la noción de VARIABLE PROPOSICIONAL. Es interesante cómo los lógicos, los filósofos del lenguaje y los filósofos de la lógica se han preguntado mucho y a profundidad sobre la mejor manera de interpretar su lenguaje en aras a una mejor comprensión de la logicidad de los sistemas, y de mejores condiciones para representar y evaluar hechos por medio de sus representaciones (axiomatizaciones/modelos).

    La idea aquí, es ofrecerles al menos dos ideas a nuestros estudiantes sobre las VARIABLES PROPOSICIONALES y sus posibles combinaciones:

    i. las VARIABLES PROPOSICIONALES son aquellos elementos del lenguaje lógico que pueden, por una parte, modelar aquellas expresiones del lenguaje cotidiano, sean estas simples o compuestas. En este caso, la idea es que las {P, Q,R, S,…,} no significan una y sólo una proposición del lenguaje natural (de hecho estas sólo significan un VALOR DE VERDAD), sino que pueden FORMALIZAR cualesquiera que tengan la misma FORMA.

    ii por medio de las VARIABLES PROPOSICIONALES y sus posibles combinaciones a partir de CONSTANTES LÓGICAS como la conjunción, la disyunción, el condicional material, el bicondicional material, es posible IDENTIFICAR LA FORMA LÓGICA de nuestras proposiciones del lenguaje cotidiano.

    Muchas gracias Carlos!! ¿Qué opinan nuestro colegas profesores?

    En espera de sus valiosas participaciones, quedo a sus órdenes,

    Jesús
    @jesusjassoMéndez 🙂

    Archivos adjuntos:
    You must be logged in to view attached files.
Viendo 3 publicaciones - del 16 al 18 (de un total de 18)

Debes estar registrado para responder a este debate.