El lenguaje secreto

Entre profes...’s Docs El lenguaje secreto

Actualmente está viendo una revisión titulada "El lenguaje secreto", guardada en el 14 Septiembre, 2015 a las 4:57 pm por Francisco Barrón
Título
El lenguaje secreto
Contenido

Aprendizaje 6. Descubrir presupuestos en una argumentación

Versión 060915

El lenguaje secreto

Cecilia Chávez  Aguilera

Hortensia estaba con la mirada fija en la pared blanca a dos metros de ella. El puño de su mano izquierda le clausuraba la boca. Martha la había visto hacía ya diez minutos en la misma posición sin importar quién pasara por el patio.

—¡Hortensia! —gritó Martha aproximándose—. Si continúas ahí parada como tonta, la gente va a pensar que estás loca.

Al tiempo que le decía eso, Martha llevó del brazo a Hortensia al otro extremo del patio.

—Hola, Martha. Lo siento, es que, ¿sabes?, por más vueltas que le doy no entiendo, pero… ¡necesito entender! —dijo Hortensia dubitativa.

—¿Qué es lo que no entiendes? ¿De qué hablas?

—Sucede que ayer vi a Camila cruzando la calle muy apresurada. Yo iba con Pedro, y le pedí que corriéramos para alcanzarla, ya que seguro iba a clase de Álgebra. Ya era hora. Pero cuando la alcanzamos, ella me tomó de los brazos y me dijo muy exaltada:

              «Mejor será no regresar al pueblo,

               al edén subvertido que se calla

               en la mutilación de la metralla».

Luego me soltó y siguió su camino. Yo me quedé ahí parada, sin entender bien qué pasaba.

—¿Y a qué estaba jugando? —preguntó Martha.

—No estaba jugando. Ella quería decirme algo —le respondió Hortensia.

—¡Ah, así que piensas que todo el que profiere palabras quiere decir algo!

—¡Obvio! Si no, para qué se molestaría en hablar.

—Pues, la maestra de Álgebra se para frente al grupo y se dedica a hablar tan bajito y tan confusamente que yo estoy convencida de que no le quiere decir nada a nadie.

—Vamos a hacer lo siguiente: imagina por un momento que Camila quería decir algo, ¿sí?

—Está bien, confío en tu prudencia y voy a asumir que tienes buenas razones para pensar que quería decir algo.

Hortensia se concentró un poco y se dijo: «Ahora solo debo pensar un poco más».

—No sé, tal vez Camila no te hablaba a ti —le dijo Martha.

—Me hablaba a mí; me tomó de los brazos. Además, no creo que se haya dirigido a Pedro, pues ellos no se llevan.

—Yo no estoy muy segura. Es que... Camila habla muy raro ¿De dónde dices que es?

—¡Martha! Las dos somos del mismo estado, aunque de diferentes pueblos. No tiene que ver con el lugar donde nacimos, no pienses de esa manera.

—Pues, si yo quisiera decirte algo, no lo haría de esa forma, y menos si es algo tan grave como suena que es, sea lo que sea. Además, mira, yo tampoco soy de aquí, y me ha pasado frecuentemente que la gente no me entiende. Por ejemplo, la semana pasada fui a la casa de Flor para enseñarle a hacer empanadas. Ya había aprendido a formarlas con la masa cruda. Y cuando las echamos al aceite, le dije: «testeretéale, testeretéale».  Ella nada más se me quedó mirando, sin hacer nada, con los ojos cada vez más grandes, así que las tuve que terminar de cocer yo. Me acuerdo cuando hacíamos empanadas en mi casa. ¡Uy, era una fiesta! Casi siempre hacíamos picaditas también, con una salsa de chile habanero digna de llamarse salsa. Hasta me están zumbando los oídos nada más de recordar lo picosa que estaba, y …

—¡Martha! —la detuvo Hortensia—. ¿De qué estábamos hablando?

—¡Ah!, sí. Perdón, me emocioné. Bueno, estábamos con eso de la metralla.

—¿Quién es la distraída ahora?

—Bien, pongamos orden. Esto está pasando porque en realidad no tenemos nada que pensar. Lo único que sucede es que Camila está mal de la cabeza. Desde la primera vez que la vi, lo sospeché. Me dije: «qué tipa tan extravagante». Lo que me cuentas hoy confirma mi impresión.

—Te equivocas, Martha. Camila es muy inteligente.

—Alguien que habla de esa forma no puede ser inteligente.

—Creo que vamos por el camino equivocado. ¿Tú sabes que Camila y yo hemos sido amigas desde la primaria?

—¡Ay, Hortensia! No necesitaba saberlo, ¡parecen hermanitas!

—Pues, nunca me había pasado esto. Siempre había dado con la regla correcta.

—¿De qué regla hablas, Hortensia? Ahora entiendo por qué son amigas.

—Jajaja… Camila y yo hemos creado varias reglas para comunicarnos sin que la gente a nuestro alrededor se entere de lo que decimos.

—¡Vaya, pequeño detalle sin importancia! ¿Cómo esperabas que te ayudara a entender lo que te dijo Camila si no sé sus reglas?

—Te explico, Martha. Todo empezó porque desde la primaria casi todos los profesores solían sentarnos separadas, y los mensajes que nos mandábamos en la clase debían pasar por muchas manos. Así que empezamos a escribirnos recados en clave para que no se enterara todo el salón de lo que queríamos decirnos. Luego perfeccionamos nuestras estrategias para hablarnos cuando había alguien que nos caía mal. Ahora que entramos al bachillerato hemos renombrado nuestras reglas. Nos dijimos: «si existe una regla de oro, por qué no puede existir una regla de cobalto, otra de plata…» Eso nos ha ayudado a estudiar química y a imaginar cosas muy interesantes. Por ejemplo, una regla de mercurio nunca se rompería, y …

—¡Una regla de mercurio nunca se rompería! Mira, no conozco tus reglas, así que yo creo que no tengo nada más qué platicar contigo.

—No, espera, mira. Nuestra regla preferida es la del cadmio: Ce-de, cadmio. Es muy divertida, consiste en… en… ¡por supuesto! —el rostro de Hortensia se iluminó con una sonrisa.

—¡Hortensia! Te hubiera dejado en medio del patio. La gente terminará pensando tarde o temprano que estás loca.

—Perdón, Martha. Me faltaba usar esa regla, pero ahora todo cobra sentido. ¡Gracias por ayudarme a entender! Ven, acompáñame, Camila debe estar esperándome en la plazuela. Si ella quiere, podríamos usar nuestro lenguaje las tres.

NOTA: Las palabras que Camila dirige a Hortensia son los primeros versos del poema El retorno maléfico del zacatecano Ramón López Velarde.

Guía para facilitar el diálogo y la reflexión a partir del texto

El lenguaje secreto.

Cuando argumentamos podemos omitir información o hechos de manera más o menos consciente porque nos parece obvia o aceptada por la comunidad en la que nos desarrollamos. O bien, no hemos reparado en esa información. Este tipo de omisión se denomina «presupuesto». Hay presupuestos de diversa índole. De manera general, trataremos tres tipos.

1) El primero corresponde a información relacionada con la estructura de la argumentación y generalmente está contenida en una premisa implícita. Esta premisa puede contener un punto de vista que puede estar o no justificado.

2) En segundo lugar, también presuponemos ciertas cosas que corresponden al significado de las palabras que usamos o de los contenidos que compartimos o que estamos discutiendo. Podemos decir que estos son presupuestos semánticos.

3) Finalmente, los presupuestos más comunes y, tal vez por ello, los más escondidos, son los de índole pragmática. Cuando argumentamos, presumimos que ciertas reglas de diálogo se van a seguir, es decir, que tenemos la intención de comunicar algo en especial y que lo haremos de una manera que sea acorde con esa intención.

La relevancia de descubrir estos presupuestos radica en que ellos hacen patente la forma última de algún argumento que estemos enfrentando. Si no se hacen patentes esta forma del argumento, no tendremos una idea completa de él y, por lo tanto, será difícil ver si estamos tratando con un buen argumento. También puede ser difícil ver o analizar las razones últimas por las que algo puede o no persuadirnos. De esta manera, si no somos cuidadosos al analizar las partes ocultas, podemos terminar aceptando algo por razones que no son justas o válidas. O bien, podemos cometer el error de considerar como conocido o aceptado algo que realmente no lo es.

Ejercicio 1.

El propósito en esta sección es que aprendamos a detectar la premisa implícita en la estructura de una argumentación. Vayamos a la historia.

Cuando Hortensia comenta:

Sucede que ayer vi a Camila cruzando la calle muy apresurada. Yo iba con Pedro, y le pedí que corriéramos para alcanzarla ya que seguro iba a clase de Álgebra. Ya era hora.

está describiendo una situación que la lleva a concluir algo. Esa situación está descrita por dos enunciados:

a) Camila va apresurada.

b) Es hora de la clase de Álgebra.

Con base en esto, lo que concluye Hortensia es:

Seguramente Camila va a clase de Álgebra.

¿Es una forma completa de razonamiento? ¿Se debe agregar o quitar algo para hacerla más entendible? Si analizamos detalladamente este razonamiento, veremos que contiene una premisa implícita. Es decir Hortensia (consciente o sin darse cuenta) está usando una afirmación que, sin embargo, no dice:

c) Si es la hora de la clase de Álgebra y Camila va apresurada, entonces seguramente va a clase de Álgebra.

Esta afirmación, a pesar de no ser dicha explícitamente por Hortensia, es lo que da pie a su razonamiento.

1a. Instrucciones.

De acuerdo con la noción que se ha introducido y el ejemplo que se ha comentado, realizar lo siguiente en el orden que se presenta:

A) Determinar qué se está concluyendo.

B) Señalar cuáles son las premisas usadas (premisas explícitas).

C) Determinar si hay una premisa implícita y, en su caso, indicar cuál es.

D) Presentar el argumento completo.

E) Valorar si esa premisa es decisiva para apoyar la conclusión.

Tomar en cuenta este ejemplo.

A) ¿Qué se está concluyendo?

Seguramente Camila va a clase de Álgebra.

B) ¿Cuáles son las premisas que se usan?

Camila va apresurada.

Es hora de la clase de Álgebra.

C) ¿Hay una premisa implícita? ¿Cuál es?

Sí hay una premisa implícita.

Si es la hora de la clase de Álgebra y Camila va apresurada, entonces seguramente va a clase de Álgebra.

D) Argumento completo.

Si es la hora de la clase de Álgebra y Camila va apresurada, entonces seguramente va a clase de Álgebra.

Camila va apresurada.

Es hora de la clase de álgebra.

Seguramente Camila va a clase de Álgebra.

.

1b. Martha dice:

Bien, pongamos orden. Todo esto está pasando porque en realidad no tenemos nada que pensar. Lo único que sucede es que Camila está mal de la cabeza. Desde la primera vez que la vi lo sospeché. Me dije: qué tipa tan extravagante. Lo que me cuentas hoy confirma mi impresión.

A este razonamiento Hortensia responde:

Te equivocas, Camila es muy inteligente.

A) ¿Qué se está concluyendo?

B) ¿Cuál es la premisa que se ha usado (premisa explícita)?

C) ¿Hay una premisa implícita? ¿Cuál es?

D) Presentar el argumento completo de Martha.

1c. Hortensia objeta el argumento de Martha cuando dice:

Te equivocas, Camila es muy inteligente.

Martha responde:

Alguien que habla de esa forma no puede ser inteligente.

¿Cuál es el argumento completo de Martha?

1d. Cuando Hortensia le propone a Martha:

Vamos a hacer lo siguiente: imagina por un momento que quería decir algo ¿si?

¿Hay un argumento en esto que dice Hortensia? En caso de serlo, ¿está usando una premisa implícita?  En caso de no serlo, ¿que premisas está usando?

1e. Hortensia y Camila habían sido amigas desde la primaria, y Hortensia le pregunta a Martha si ella sabía este hecho. Martha responde

   

No necesitaba saberlo, parecen hermanitas.

¿Cuál es la premisa faltante u oculta?

A) Cuando algo se muestra con evidencia, no necesito que me lo diga.

No necesito que me digan que son amigas.

B) Las niñas que se tienen mucha confianza desde años atrás parecen hermanitas.

Hortensia y Camila parecen hermanitas.

C) Las personas extravagantes están mal de la cabeza. Por eso digo que Hortensia está mal de la cabeza.

Ejercicio 2.

El propósito en este ejercicio es que el estudiante reconozca ciertas actitudes que debe observar como persona que desea argumentar, y que detecte cuándo se rompen estas actitudes. Por otra parte, al  reconocer este tipo de presupuestos (pragmáticos) podrá fortalecer contenidos actitudinales como búsqueda de precisión, solidaridad intelectual, empatía, curiosidad y sinceridad.

¿Qué es un presupuesto pragmático? Cuando hablamos con los demás tenemos diferentes propósitos. Por ejemplo, Camila y Hortensia en ocasiones tenían la intención de no ser entendidas por las personas que no les caían bien y por eso habían creado ciertas reglas entre ellas solamente. Sin embargo, cuando Martha y Hortensia estaban hablando, su intención era descubrir algo. ¿Crees que todos seguimos reglas cuando intentamos argumentar acerca de algún tema? Varios filósofos han dado buenas razones para creer que así es. En primer lugar tenemos la intención de comunicar algo, y queremos hacerlo de la manera más clara y directa posible (máxima de manera o modo) por mor de llegar a una conclusión o acuerdo, y por ello mismo es que contribuiremos de la forma más significativa y relevante posible (máxima de cantidad y relación). Evitamos mencionar cosas para las que no tenemos suficiente evidencia o creemos que pueden ser falsas (máxima de cualidad).

¿Por qué podemos pensar que seguimos ciertas reglas para comunicarnos? Bueno, para algunos filósofos la mayor evidencia de que esto es así se da al observar lo que pasa cuando alguien no sigue dichas reglas o máximas. Veamos algunos ejemplos.

Están en clase de Lógica y la maestra elige al estudiante X para que pase al frente. Una vez ahí le pregunta: «Dime, X, ¿qué es un argumento válido?», a lo que X responde: «Maestra, ya vio ¿qué lindo día hace hoy?». Claramente X está violando la máxima de relevancia, ya que su respuesta no tiene ninguna relación con el tema. Por eso podemos imaginar que realmente quiere decir otra cosa, en tanto que no está cumpliendo con lo que esperábamos: que su respuesta tuviera relación con la pregunta.

Como segundo ejemplo, consideremos la situación en la que alguien está observando un asalto y se dirige al policía más cercano, diciendo: «Un caballero de oscura vestimenta, al igual que sus intenciones, se ha acercado a una dama, que indefensa, se ha visto privada del fruto del sudor de su frente a manos del rufián». En estas circunstancias la persona ha elegido una forma poco directa y bastante prolija de expresarse para denunciar que hay un robo, con eso viola la máxima de manera. Así, el policía puede pensar que no es la intención del hablante denunciar el robo, ya que se ha detenido tanto en su descripción que parece ser su intención comentar el suceso, no denunciarlo.

En los siguientes pasajes de El lenguaje secreto, ¿se puede pensar en una regla o máxima de conversación que se esté siguiendo? ¿Hay una regla o máxima de conversación que debiera ser seguida pero que alguno de los participantes en el diálogo rompe? ¿Qué regla o máxima de conversación debería seguirse dada la situación que se presenta?

2a. Cuando Hortensia comenta a Martha lo que Camila le dijo, Martha respondió:

          

¿Y a qué estaba jugando?

¿Qué presupone Martha para pensar que Camila estaba jugando? ¿Existe alguna máxima que esté violando Camila para que Martha pregunte eso?

2b.  Después de que Martha conoce las palabras que Camila le dijo a Hortensia, comenta:

Pues si yo quisiera decirte algo no lo haría de esa forma, y menos si es algo tan grave como suena que es, sea lo que sea.

De las cuatro máximas, ¿existe alguna que Camila no esté cumpliendo para que Martha responda de esa forma?

2c. ¿Qué máxima se ha roto para que Hortensia interrumpa a Martha cuando está platicando acerca de lo que pasó cuando enseñó a Flor a hacer empanadas?

2d.  Hortensia revela a Martha que ella usaba ciertas reglas especiales para comunicarse con Camila, a lo que Martha responde:

       ¡Vaya, pequeño detalle sin importancia!

¿Qué es lo que quería decir Martha?, ¿por qué lo dice de esa forma?, ¿con qué máxima se relaciona?

2e. Además de los pasajes discutidos y las reglas que hayas elaborado, ¿existe alguna otra regla que sigamos en este tipo de conversaciones?

Ejercicio 3.  Identificar presupuestos semánticos.

El propósito de esta sección es que el alumno conozca los compromisos semánticos que tiene en una argumentación. En este afán es necesario que identifique suposiciones en preguntas o situaciones complejas.

Quien haya escuchado una conferencia especializada en temas que le son desconocidos, habrá tenido la experiencia de que hay contenidos que no comparta, así como términos que le resulten desconocidos. Ambas situaciones impedirán su cabal comprensión de la charla. Por ello, siempre que se discute algún tema, se presupone que los contenidos y los términos que se usan son conocidos por aquellos con quienes se platica o argumenta. Y, si no, hay que ser cuidadoso con ello.

Existen además otras cosas que se debe cuidar, pues se presuponen (semánticamente) y son un poco menos visibles. Por ejemplo, si en una discusión se ha usado el término «poder» para denotar a la clase política, se debe mantener ese uso durante todo el discurso para no hacer que el interlocutor caiga en un error de interpretación de las ideas. Si se cambia a la noción de «posibilidad de hacer algo», se debe hacer explícito ese cambio.

También se debe estar atento a presupuestos del siguiente tipo. Por ejemplo, cuando alguien profiere los siguientes enunciados:

a) María no soporta estar en lugares con más de 40 grados de temperatura.

b) María soporta estar en lugares con más de 40 grados de temperatura.

en ambos casos esa persona está presuponiendo que María ha estado en lugares con más de 40 grados de temperatura. Este debe ser el caso para que podamos saber si cualquiera de las oraciones a) o b) son verdaderas o falsas, ya que si no ha pasado lo que se presupone, entonces no se puede tener un cabal entendimiento o juicio de las oraciones que usen ese presupuesto.

3a Instrucción. En el pasaje en que Martha le dice a Flor: «testeretéale, testeretéale», ¿qué está presuponiendo?.

3b. Instrucciones.

a) Leer el pasaje donde Hortensia le explica a Martha cómo surgieron las reglas de comunicación que usaba con Camila.  Poner atención al uso que hace de la palabra «regla».

b) Hacer una lista de las veces que aparece el término y su significado.

c) Responder qué está asumiendo Hortensia cuando usa esa palabra durante todo ese pasaje.

d) Indicar si es correcta esa presuposición.

e) Proponer una regla que determine el uso de un término durante una discusión.

3c. Instrucci??n. Responder las siguientes preguntas.

¿Podrían Martha y Hortensia discutir juntas lo que dijo Camila?

¿Qué presupone Hortensia cuando dice: «Por ejemplo, una regla de mercurio nunca se rompería»?

¿Qué presupone Martha cuando le responde a Hortensia: «??Una regla de mercurio nunca se romperá!

Ejercicio 4. 

En esta sección se pretende que el estudiante reflexione acerca de los presupuestos para facilitar que los identifique. Al mismo tiempo, que tenga en mente que pueden existir otros tipos de presupuestos.

4a. Responder las siguientes preguntas.

1. En acuerdo con los tres grupos de ejercicios que se han propuesto, ¿cuáles son las características del tipo de presuposiciones que pueden hacerse al argumentar?

2. ¿Hay algún otro tipo de presupuesto que deba tenerse en consideración?

3. ¿Puede evitarse hacer mal uso de las presuposiciones que se han detectado? ¿De qué manera?

4. ¿Qué se puede hacer para evitar hacer algún tipo de presuposición?

4b. Existe otro tipo de presuposiciones que son de corte un poco más intrincado, dada la naturalidad con la que suceden por parte de personas que tienen ciertos roles. Un ejemplo de esto es  recordar el pasaje en que Martha habla del comportamiento de la maestra de Álgebra:

Pues la maestra de Álgebra se para frente al grupo y se dedica a hablar tan bajito y tan confusamente que yo estoy convencida de que no le quiere decir nada a nadie.

Esto corresponde a un vértigo complicador (ver el aprendizaje A15 para profundizar en esta noción), puesto que la maestra favorece solo una forma de presentar contenidos. Una forma que ella puede suponer es la que debe tomarse en clases, sin que por eso sea la manera más sencilla.

Instrucciones. Localizar más casos similares, en donde alguien presente a las demás personas contenidos sin darse cuenta de que lo hace de una manera poco conveniente para el rol que debe cumplir (como ser lector de noticias o ser padre) y discutir en cada caso qué presupuestos pueden estar detrás de este tipo de actitudes.

Otros ejercicios.

Sección I.

Ejemplos tomados de los medios masivos de comunicación.

El objetivo de esta sección es que el estudiante reconozca argumentaciones en las que existen varios presupuestos.

1. Instrucciones.

A) Determinar si hay presupuestos en cada argumento.

B) Indicar de qué tipo son los presupuestos.

C) Presentar el argumento completo.

2. Instrucciones.

A) Escuchar el argumento que Calvin Candie presenta en la escena del minuto 2:27:10 en la película Django desencadenado:

HYPERLINK https://www.youtube.com/watch?v=3a6NWHsPv4s"https://www.youtube.com/watch?v=3a6NWHsPv4s

B) Estructurar el argumento.

C) Verificar cuáles son sus premisas implícitas.

D) Explicar qué es lo que est?? mal en el alegato.

3. Instrucciones.

A) Leer el cuento La tía en dificultades de Julio Cortázar.

B) Indicar qué es lo que supone la tía que le causa miedo.

C) Formalizar el razonamiento de la tía.

D) Identificar el razonamiento de los familiares de la tía.

E) Mostrar cuál es el razonamiento después de que ven a las cucarachas.

4. Instrucciones.

A) Considerar la siguiente declaración de Donald Trump, tomada del periódico La Jornada.

Yo haría algo muy severo a no ser que [los mexicanos] contribuyan o nos den dinero para construir el muro [fronterizo] México no nos ha tratado bien. México nos trata como si fuéramos estúpidos. Lo que, por supuesto, son nuestros líderes.

B) Reconstruir lo que se quiere decir de manera formal.

C) Encontrar los presupuestos.

D) Determinar si esos presupuestos están justificados.

E) Determinar si el alegato tiene una forma razonable.

Sección II Formas que se han identificado de omitir información.

El propósito de esta sección es que el alumno reconozca ciertas formas típicas en las que se puede hacer uso de una premisa implícita.

Una forma clásica en que un ser humano puede omitir una premisa al argumentar fue notada por Aristóteles (Aristóteles, trad. 1998) y llamada desde entonces «entimema». A grandes rasgos, en un entimema se omite una premisa porque se considera aceptada por la comunidad hablante, o conocida y, o, aceptada por todos. En este sentido el peligro de este tipo de omisión radica en suponer que las razones que tenemos para omitir esa premisa están justificadas, aunque puedan no estarlo en ocasiones. En los siguientes ejercicios, escribir la premisa que se está omitiendo. Una vez que has detectado la premisa implícita discute si está justificada

1. Todos los hombres sabios que he conocido son humildes. Erdos no es la excepción.

2. Aquella mujer me hizo conocer que existen personas cuya inteligencia las hace vencer las adversidades más terribles.

3. Él era un extraño y Josefa no lo engañó. Es una mujer honrada.

4. A pesar de ser una persona con influencias, se ha esforzado por lograr sus puestos por sus propios méritos.

5. Siempre que llego tarde a la clase dejo mi bicicleta sin candado. No pasará nada si hoy la dejo así otra vez.

6. Siempre que entra el gato a la cocina se descompone la estufa. No quiero volver a ver al gato por aquí.

Sección III. La premisa implícita puede estar ahí frente a sus ojos.

En esta sección queremos que el alumno reconozca diferentes formas en las que una premisa puede estar dicha mediante recursos retóricos que ocultan alguna premisa implícita.

Muchas veces una premisa no es dicha de manera explícita simplemente por la forma en la que es expresada, por ejemplo se pueden expresar ideas por medio de preguntas cuya respuesta se supone es conocida y aceptada por todos los hablantes, o bien por medio de imperativos que se supone todos piensan que son aceptables o que deben seguirse. Detectar nuevamente las premisas o conclusiones que no están en forma explícita,  presenta el argumento completo y discute el peso de la premisa implícita en la argumentación.

1. El siguiente es un ejemplo tomado de las Fábulas de Esopo (Esopo, trad. 2000):

2. No importan los castigos legales que se les impongan a los violadores o narcotraficantes. ¿Quién va a denunciarlos si nadie cree en el sistema judicial de este país?

3. ¿Quieres una ciudad más segura? ¿Quieres pagar menos impuestos? Vota por el partido rosa.

4. Los mexicanos necesitamos un gobierno que dé seguridad a sus niños, que cumpla con hechos. Vota por el partido dorado.

5. Considera el siguiente imperativo kantiano (Kant, trad. 2007), que no es tomado en consideración tan frecuentemente: ¡Ten el valor de hacer uso de tu propia razón!

6. El siguiente ejercicio es tomado del libro de máximas de Epicteto, un esclavo frigio de cuya manumisión no se tienen datos exactos. Las máximas fueron recopiladas por su pupilo Flavio Arriano. (Epicteto, trad. 1991).

7. ¡Soy tu padre, obedece!

Referencias.

Aristóteles, (trad. 1998) Tratados de Lógica. Vol. II, Madrid: Gredos.

Eemeren, van E., Grootendorst, R. & Snoeck, F. (2006) Argumentación. Buenos Aires: Biblos.

Epicteto, (trad. 1991) Enquiridión. España: Anthropos.

Esopo, (trad. 2000) Fábulas de Esopo. Vida de Esopo Madrid: Gredos.

Grice, H.P. (1975) “Logic and Conversation” en The logic of grammar, Davidson, D. y Harman, G. (eds), Encino, CA: Dickenson, 64-75.

Kant, I., (trad. 2007) ¿Qué es la Ilustración? Madrid: Alianza Editorial.

Miranda Alonso, T. (2000)  El juego de la argumentación Madrid: Ediciones de la Torre.

Bibliografía

Plantin, Ch. (2012) La argumentación. Buenos Aires: Biblos

Vega Reñón, L. y Olmos Gómez, P. (eds.). (2011) Compendio de lógica argumentación y retórica. Madrid: Trotta.

Walton, D. (2008). Informal Logic: A Pragmatic Approach. Cambridge: CUP.

Weston, A. (2011). Las claves de la argumentación. Barcelona: Ariel Letras.

Extracto


Antiguos Nuevo Fecha Creada Autor Acciones
el 15 Septiembre, 2015 a las 4:27 pm Francisco Barrón
el 15 Septiembre, 2015 a las 4:21 pm Francisco Barrón
el 14 Septiembre, 2015 a las 9:57 pm Francisco Barrón