Actividad

  • Francisco Barrón ha publicado una actualización hace 1 semana, 3 dias

    Clase modelo. Contenido específico “¿Qué puedo presuponer de manera legítima al argumentar?”
    El día de ayer comenzamos una clase modelo que buscaba relacionar un problema de filosofía del lenguaje con la cuestión de la argumentación. Buscamos con ello señalar un problema conceptual que tiene efectos prácticos. Según nuestra propuesta: no existiría manera legitima de argumentar en el sentido de que lo legítimo no pude entenderse como reglas del lenguaje que estuvieran fundadas en su relación con lo que dicen. Esto porque la mayoría de las reglas de argumentación suponen que hablamos de cosas que no son palabras, que decimos algo de las cosas reales.Y aceptábamos, para problematizar el acto de argumentar, lo que sostienen filósofos como Gorgias que al argumentar no podría haber prueba o garantía o que no hay demostración o inferencia que pudiera fundar nuestros argumentos.
    Antes de pasar a la propuesta de ejercicios en clase quisiera ahondar en esta postura ara que quede más clara. La tesis de fondo es que no es posible relacionar las palabras y las cosas, que el lenguaje sólo se afirma a sí mismo y no significa o sirve de signo de las cosas -o que hace muy mal esta función, de acuerdo diferentes versiones de la tesis. Ya Platón y Aristóteles habían luchado contra esa tesis porque les parecía peligrosa en términos políticos y éticos.
    En la República (479a-480a) Platón nos señala qué efectos discursivos se producirían si aceptamos que las palabras no significan las cosas: “Un hombre que no es un hombre, viendo y no viendo un pájaro que no era un pájaro, encaramado en una rama que no era una rama, arrojó y no arrojó una piedra que no era una piedra”.
    Esta tesis del lenguaje se encontraría igualmente en el uso que hicieron los estoicos de la dialéctica y sus argumento paradójicos. Por ejemplo, el argumento del segador: “O bien segarás mañana o bien no segarás; en uno u otro caso el hecho de segar no se produce «tal vez», sino real y verdaderamente, luego no existen hechos que se produzcan «tal vez»”. O el llamado “Cuernos”: “Si algo no perdiste, eso tienes; cuernos no perdiste; luego cuernos tienes.” O aquel de Crisipo: “Si dices algo, esto pasa por la boca; dices un carro, luego un carro pasa por tu boca”. También entre los megáricos se halla este uso del lenguaje, en Eubulides de Mileto: “Si tu dices yo miento y dices verdad, entonces tu mientes, tu mientes diciendo yo miento, y por consiguiente, tu no mientes. Y si tu mientes diciendo yo miento es así que tu mientes.”
    ¿Ustedes creen que las palabras significan las cosas o sólo se dice a si mismo el lenguaje?