El ser humano en la sociedad

ECA (Clase Modelo) para el Concepto de Enajenación.

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó Imagen de perfil de Alfonso Vázquez Alfonso Vázquez hace 3 años.

Viendo 1 publicación (de un total de 1)
  • Autor
    Publicaciones
  • #6178
    Imagen de perfil de Alfonso Vázquez
    Alfonso Vázquez
    Participante

    Estrategia Centrada en el Aprendizaje (Clase Modelo) para el Concepto de Enajenación.

     

    Profesores:

    Durante la semana pasada, desarrollamos una estrategia centrada en el aprendizaje para trabajar en el aula el concepto de “enajenación”.

    Ésta es la clase modelo en su conjunto. Los invito a que enriquezcan con sus comentarios, sugerencias, observaciones y preguntas este foro, con la finalidad de seguir ofreciéndoles materiales didácticos y herramientas de trabajo para la preparación de sus cursos.

    Sesión del Lunes:

    Como primer paso, para el día lunes, le invito a que revise el vocabulario de la plataforma con la finalidad de que se familiarice con la definición que ahí se ofrece sobre el concepto de “Enajenación”.

    Lea detenidamente lo que se indica sobre este concepto y analícelo para que pueda tener una aproximación general al tema y así pueda establecer un punto de partida para las preguntas y reflexiones que se lleven a cabo con sus alumnos en el salón de clases.

    También, puede consultar el material didáctico “Rafael y el queso Gouda” de nuestra plataforma, donde se aborda la problemática de la enajenación y se presenta un plan de discusión, así como diversos ejercicios para trabajar el concepto de “Enajenación”.

    Recuerde que la “enajenación” es el proceso a través del cual el hombre se convierte en algo ajeno a él mismo, por lo cual, podría comenzar la reflexión con sus alumnos discutiendo si hay algo que distingue esencialmente al ser humano de otro tipo de seres vivos como los animales.

    Una vez planteado esto, usted puede orientar el debate hacia el problema de si es posible o no, en un momento determinado, que se pueda perder ese rasgo específico que distingue al hombre o que se desarrollen procesos que lleven a los hombres a convertirse en seres extraños a ellos mismos.

    Con estas reflexiones, estará en capacidad de formular una serie de preguntas para que los alumnos las respondan y las discutan en clase, conformando formalmente la “comunidad de indagación”.

     

    Sesión del martes.

    Continuando con la estrategia de enseñanza del concepto de “Enajenación”, le recomiendo como actividad de apertura las siguientes preguntas para que los alumnos las contesten individualmente:

    1- ¿Existe algo que define de manera esencial al hombre?

    2- Si existe algo por lo cual el hombre se diferencia esencialmente de otros seres vivos, ¿ese elemento o rasgo se puede perder?

    3- En tus propias palabras, ¿qué es la enajenación?

    4- ¿Consideras que hay procesos a través de los cuales los seres humanos pueden volverse ajenos o extraños a ellos mismos?

    5- ¿Mantenerse en un estado de ignorancia propicia la enajenación en el ser humano?

    Con esta actividad, el alumno se percatará que cuenta ya con información previa para abordar al concepto de “enajenación”; además, le permitirá retomar aprendizajes de las asignaturas filosóficas que ya ha cursado, particularmente de la asignatura “Ética” y vincular su reflexión sobre la enajenación con lo ya revisado y discutido en torno al concepto de “verdad”.

    Dado que el concepto de “enajenación” es un término que no se emplea de manera habitual en la vida cotidiana, conviene que usted ofrezca una breve exposición sobre el mismo basándose en lo ya revisado en el vocabulario de nuestra plataforma.

    La revisión de las preguntas puede llevarse a cabo solicitando a algunos alumnos que lean sus respuestas. En función de esto, usted dirigirá la discusión en torno a lo que los alumnos vayan señalando, y estableciendo las semejanzas y las diferencias en sus respuestas. También deberá problematizar los prejuicios que los alumnos expresen en sus participaciones con la finalidad de que replanteen sus posturas de una forma más reflexiva y racional.

     

    Sesión del miércoles:

    Como actividad de desarrollo le propongo que organice formalmente una comunidad de indagación con sus alumnos y realice las siguientes actividades:

    1-    Lea en grupo el siguiente fragmento de la novela “La metamorfosis” de Franz Kafka:

    Cuando Gregor Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto. Estaba tumbado sobre su espalda dura, y en forma de caparazón y, al levantar un poco la cabeza, veía un vientre abombado, parduzco, dividido por partes duras en forma de arco, sobre cuya protuberancia apenas podía mantenerse el cobertor, a punto ya de resbalar al suelo.

    Sus muchas patas, ridículamente pequeñas en comparación con el resto de su tamaño, le vibraban desamparadas ante los ojos. «¿Qué me ha ocurrido?», pensó. No era un sueño. Su habitación, una auténtica habitación humana, si bien algo pequeña, permanecía tranquila entre las cuatro paredes harto conocidas.

    Por encima de la mesa, sobre la que se encontraba extendido un muestrario de paños desempaquetados – Samsa era viajante de comercio –, estaba colgado aquel cuadro, que hacía poco había recortado de una revista y había colocado en un bonito marco dorado. Representaba a una dama ataviada con un sombrero y una boa de piel, que estaba allí, sentada muy erguida y levantaba hacia el observador un pesado manguito de piel, en el cual había desaparecido su antebrazo.

    La mirada de Gregor se dirigió después hacia la ventana, y el tiempo lluvioso se oían caer gotas de lluvia sobre la chapa del alfeizar de la ventana – le ponía muy melancólico. «¿Qué pasaría – pensó – si durmiese un poco más y olvidase todas las chifladuras?» Pero esto era algo absolutamente imposible, porque estaba acostumbrado a dormir del lado derecho, pero en su estado actual no podía ponerse de ese lado.

    Aunque se lanzase con mucha fuerza hacia el lado derecho, una y otra vez se volvía a balancear sobre la espalda. Lo intentó cien veces, cerraba los ojos para no tener que ver las patas que pataleaban, y sólo cejaba en su empeño cuando comenzaba a notar en el costado un dolor leve y sordo que antes nunca había sentido. «iDios mío!», pensó. «iQué profesión tan dura he elegido! Un día sí y otro también de viaje. Los esfuerzos profesionales son mucho mayores que en el mismo almacén de la ciudad, y además se me ha endosado este ajetreo de viajar, el estar al tanto de los empalmes de tren, la comida mala y a deshora, una relación humana constantemente cambiante, nunca duradera, que jamás llega a ser cordial. ¡Que se vaya todo al diablo!» Sintió sobre el vientre un leve picor, con la espalda se deslizó lentamente más cerca de la cabecera de la cama para poder levantar mejor la cabeza; se encontró con que la parte que le picaba estaba totalmente cubierta por unos pequeños puntos blancos, que no sabía a qué se debían, y quiso palpar esa parte con una pata, pero inmediatamente la retiró, porque el roce le producía escalofríos. Se deslizó de nuevo a su posición inicial.

    «Esto de levantarse pronto», pensó, «le hace a uno desvariar. El hombre tiene que dormir. Otros viajantes viven como pachás”. Si yo, por ejemplo, a lo largo de la mañana vuelvo a la pensión para pasar a limpio los pedidos que he conseguido, estos señores todavía están sentados tomando el desayuno.

    Eso podría intentar yo con mi jefe, en ese momento iría a parar a la calle. Quién sabe, por lo demás, si no sería lo mejor para mí. Si no tuviera que dominarme por mis padres, ya me habría despedido hace tiempo, me habría presentado ante el jefe y le habría dicho mi opinión con toda mi alma. ¡Se habría caído de la mesa! Sí que es una extraña costumbre la de sentarse sobre la mesa y, desde esa altura, hablar hacia abajo con el empleado que, además, por culpa de la sordera del jefe, tiene que acercarse mucho.

    Bueno, la esperanza todavía no está perdida del todo; si alguna vez tengo el dinero suficiente para pagar las deudas que mis padres tienen con él – puedo tardar todavía entre cinco y seis años – lo hago con toda seguridad. Entonces habrá llegado el gran momento, ahora, por lo pronto, tengo que levantarme porque el tren sale a las cinco», y miró hacia el despertador que hacía tictac sobre el armario. «¡Dios del cielo!», pensó.

    Eran las seis y media y las manecillas seguían tranquilamente hacia delante, ya había pasado incluso la media, eran ya casi las menos cuarto. ¿Es que no habría sonado el despertador?» Desde la cama se veía que estaba correctamente puesto a las cuatro, seguro que también había sonado. Sí, pero… Será posible seguir durmiendo tan tranquilo con ese ruido que hacía temblar los muebles? Bueno, tampoco había dormido tranquilo, pero quizá tanto más profundamente. ¿Qué iba a hacer ahora? El siguiente tren salía a las siete, para cogerlo tendría que haberse dado una prisa loca, el muestrario todavía no estaba empaquetado, y él mismo no se encontraba especialmente espabilado y ágil; e incluso si consiguiese coger el tren, no se podía evitar una reprimenda del jefe, porque el mozo de los recados habría esperado en el tren de las cinco y ya hacía tiempo que habría dado parte de su descuido. Era un esclavo del jefe, sin agallas ni juicio.

     

    2-    Forme equipos de seis alumnos con la finalidad de que en conjunto reflexionen, discutan y respondan las preguntas del siguiente plan de discusión:

    ¿Cuáles creen que hayan sido las causas por las que Gregorio Samsa de la noche a la mañana se haya convertido en un monstruoso insecto?

    ¿Creen que la rutina de un trabajo que no les gusta a realizar a los hombres los pueden llevar a sentirse tan extraños a ellos mismos hasta el punto de concebirse como insectos enormes que no encajan en el mundo y en la sociedad?

    De acuerdo con la lectura de este fragmento de “La metamorfosis”, ¿piensas que Gregorio Samsa se sentía a gusto con su trabajo? ¿Por qué?

    ¿Cuáles son, a tu juicio, las causas de los procesos de enajenación en las sociedades contemporáneas?

    ¿Qué propondrías para evitar la enajenación y hacer que los hombres se sientan más conformes con la sociedad en donde viven?

    3-    Una vez que los alumnos han discutido, reflexionado y respondido las preguntas por equipo, se les pide que externen su postura con la finalidad de que los demás las escuchen y reflexionen sobre éstas.

    4-    También se pedirá que opinen sobre cada una de las respuestas dadas por equipo y que se inicie un debate que usted moderará para llegar a conclusiones sobre las preguntas del plan de discusión.

    5-    Recuerde que tiene que fomentar el respeto en las intervenciones y hacer preguntas de seguimiento para que cada uno de los alumnos que intervengan valoren y retomen los argumentos de sus compañeros para sustentar su propia opinión.

     

    Sesiones del jueves y viernes:

     

    Como actividad de cierre, le propongo que cada alumno escriba una definición del concepto de enajenación y que la comparta con los demás.
    Una vez que algún alumno comparta la definición, usted puede enfatizar en ciertos aspectos de ella para someterlos a la discusión del grupo, con la finalidad de que analicen y valoren las propuestas y las opiniones de sus compañeros y que se llegue a una definición sobre el concepto de enajenación elaborada por las participaciones de todos los alumnos del grupo.
    Usted tendrá como principal función la de fungir como moderador de la comunidad de indagación, dando la palabra, enfatizando ciertos aspectos problemáticos y, sobre todo, estableciendo siempre las semejanzas y las diferencias de las definiciones de los alumnos.
    Una vez que se establezca una definición general, se pedirá a los alumnos que la escriban en sus cuadernos y que redactan un breve ensayo en donde reflexionen sobre el proceso de enajenación que se da en el trabajo humano a partir del siguiente fragmento de Los manuscritos económico-filosóficos de de 1844 de Karl Marx:
    “Partiremos de un hecho económico contemporáneo. El trabajador se vuelve más pobre a medida que produce más riqueza y a medida que su producción crece en poder y en cantidad. El trabajador se convierte en una mercancía aún más barata cuantos más bienes crea. La devaluación del mundo humano aumenta en relación directa con el incremento de valor del mundo de las cosas. El trabajo no sólo crea bienes; también se produce a sí mismo y al trabajador como una mercancía y en la misma proporción en que produce bienes. Este hecho supone simplemente que el objeto producido por el trabajo, su producto, se opone ahora a él como un ser ajeno, como un poder independiente del productor. El producto del trabajo es trabajo encarnado en un objeto y convertido en cosa física; este producto es una objetivación del trabajo. La realización del trabajo es, al mismo tiempo, su objetivación. La realización del trabajo aparece en la esfera de la economía política como una invalidación del trabajador, la objetivación como una pérdida y como servidumbre al objeto y la apropiación como enajenación.”

     

     

     

Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.