El ser humano en la sociedad

"Todo está en uno mismo"

Este debate contiene 29 respuestas, tiene 14 mensajes y lo actualizó Imagen de perfil de Karla Alday Karla Alday hace 1 año, 4 meses.

Viendo 15 publicaciones - del 16 al 30 (de un total de 30)
  • Autor
    Publicaciones
  • #11391
    Imagen de perfil de Víctor Cantero
    Víctor Cantero
    Participante

    Gracias colegas por sus contribuciones. Solo quiero resaltar la participación de Hugo, porque justo los ejemplos que da–personas que mejoran su vida sin ningún esfuerzo y sin el deseo o voluntad de hacerlo—son el tipo de casos que andaba buscando. Si estos casos son reales, entonces la frase ”el cambio está en uno mismo” no es ni siquiera necesaria para cambiar. Si es así, como bien dice Hugo, parece que “el esfuerzo no es ni necesario ni suficiente para mejorar o para obtener lo que uno quiere”. Pero, si esto es correcto, ¿cuál es el papel del individuo en los cambios de la sociedad? ¿Cómo suceden los cambios? ¿Suceden mágicamente sin la menor intervención de los individuos? ¡Parece que el problema se complica! :O

    Saludos.

    @jeje, @hugoenriquesanchez, @jeannetugaldequintana, @oscarsantana, @urielhernandez, @circe, @sandroide, @karlaalday, @abrahamavila, @sergiolomeli, @paola, @victorcanteroflores, @malinalli, @romansuarez, @sandroide, @yierva

    #11394
    Imagen de perfil de Sandra Reyes
    Sandra Reyes
    Participante

    Gracias por la puntualización @victorcanteroflores me resulta interesante tu intervención porque abriría la cuestión sobre ¿Por qué o para qué cambiar? Ya sea individual o colectivamente, la pregunta puede hacerse, pero quizá la respuesta podría variar en cada caso.

    Creo que hemos determinado, mínimamente, que hay condiciones a las que están sujetos los individuos y por ello no pueden modificar de manera tan simple sus condiciones, por ejemplo de haber nacido en un barrio pobre, cuando la familia tiene un nivel nulo de estudios y obtienen sus ingresos del comercio o alguna otra actividad, por ejemplo delinquir, ello no implica que un individuo bajo esas circunstancias no pueda modificarlas, quizá estudiar, volverse un profesionista y ejercer dicha profesión, aunque sus condiciones primeras han cambiado, quizá ese profesionista podría “aspirar” o “desear” algo más, pero ¿para qué? ¿Quién o qué determina que sea necesario cambiar? ¿El individuo o su entorno?

    Qué opinan colegas.

    Saludos.

    #11395

    Me gustaría abonar a lo que han comentado en las dos últimas intervenciones. Me gustaría poner dos cosas en discusión:  1) la idea de la mano invisible, que es una manera que tiene el liberalismo político-economico para explicar los cambios sociales y 2) la meritocracia que es una manera de explicar las circunstancias de las personas a través de la capacidad individual de desarrollar sus propias habilidades.

    1) Sobre la idea de lo que es la mano invisible del filósofo inglés Adam Smith y Firederich Hayek, les recomiendo ver este breve video de un minuto:

    Lo que me interesa poner en cuestión es que, en respuesta a la pregunta de  @victorcanteroflores, una posible explicación del cambio socio-económico es que la economía se rige según leyes del mercado, como la de la oferta y la demanda.

    El problema es explicar de dónde vienen cómo operan y qué determina u orientan las leyes de mercado como la de la oferta y la demanda. Una posible explicación es que en realidad esas leyes del mercado consisten en prácticas concretas determinadas por elecciones individuales realizadas por sujetos determinados por circunstancias específicas que varían por condiciones culturales, históricas, ideológicas, emocionales, de clase, de género, etcétera.

    Aún si aceptamos que el contexto sociopolítico está determimnado por leyes de mercado, ¿qué elementos ayudarían a explicar dichas leyes?

    2) En cuanto a la cuestión de la meritocracia les recomiendo mucho este breve artículo>que explica que es y presenta distintas posturas sobre las consecuencias sociales de la meritocracia. De cualqueir modo, lo comento en líneas generales a continuación.

    La meritocracia, como su nombre lo indica, es una manera de atribuir mayor poder a las personas por sus méritos. Por ejemplo, recibe un salario mayor alguien que tiene más méritos, como llegar más temprano al trabajo o ser cuantitativamente más eficiente. Lo que se pierde de vista con la meritocracia es que hay personas cuyos méritos no dependen de sus capacidades, sino de las circunstancias que limitan o incrementan sus talentos o habilidades.

    Por un lado, podría decirse que si un conjunto de personas son evaluadas con los mismos parámetros objetivos, los resultados serán adecuados para otorgarles beneficios proporcionales. Por otro, existe la polémica que levanta evaluar a las personas de uniformemente cuando sus condiciones no lo son, ya que los resultados no necesariamente reflejarán los alcances de sus capacidades sino de sus circunstancias.

    Es por esto que algunas personas consideran que la meritocracia en realidad perpetúa y incrementa la desigualdad en vez de reducirla, porque convierte los resultados de las mediciones de los méritos en indicadores de lo que aparentemente son cualidades de los sujetos y no de su desempeño en ámbitos específicos y determinados por sus circuntanscias.

    Esta quizá sea una explicación de la relación que suelen hacer algunas personas entre pobreza y flojera o entre delincuencia y desempleo.

     

    Pero para seguir discutiendo y pensando: ¿Es deseable vivir en igualdad de condiciones y recibiendo el mismo trato independientemente de las capacidades que demostremos tener?

     

    #11397
    Imagen de perfil de Óscar
    Óscar
    Participante

    En una publicación anterior hice mención a un artículo, pero parece que el link no se compartió bien. Va de nuevo:

    El sueño americano ha muerto: si naces pobre, seguirás pobre

     

    #11399
    Imagen de perfil de Paola Rochon
    Paola Rochon
    Participante

    Claro que se complica Victor, pero para eso está el foro abierto ¿no es así?😎😎

    Siguiendo la discusión, se me ocurrió introducir dos ideas que quizás nos pueden servir como herramientas para ahondar en el tema: “conciencia de clase” y “enajenación”. Confieso que no soy experta en la teoría marxista como sí lo es @sergiolomeli y algunos de ustedes. Hay constantes cambios sociales, pero ellos no requieren de la voluntad de cada uno de los integrantes. Esto nos lleva a pensar en el papel de los padres y tutores en el cuidado de los menores de edad, discapcitados, etc., a quienes se les considera inmaduros en su desarrollo y por lo tanto en sus decisiones. En este sentido, la voluntad de estos individuos no parece tener real impacto en los cambios sociales, aunque éstos tengan como tema central problemas que les competen sólo a ellos, por ejemplo, la lucha por el reconocimiento de los derechos humanos de los niños, de las personas de la tercera edad, de las personas con capacidades diferentes, etc. También podríamos retomar el caso de la mano invisible que señala Uriel, en el que las leyes del meracado son las que deciden el rumbo de los cambios sociales y económicos, con independencia de lo que los ciudadanos en general opinen. Entonces, en este sentido podemos llegar a la conclusión de que los cambios sociales se dan sin la intervención volativa de los ciudadanos. Pero ¿hay alguna forma de llegar a otra conclusión? Aquí quizás puede entrar el tema de la conciencia de clase, aunque a lo mejor las sociedades contemporáneas se han complejizado tanto que la división entre explotados y explotadores, ha quedado en desuso.

    La toma de conciencia de la interdependencia con el otro y la superación de la aparente oposición estática en la que no cabe la mutua identificación como partes de un mismo devenir (enajenación), parecería la clave para tomar las riendas del cambio. ¿Cómo puede haber solidaridad si no hay atonomía? ¿Cómo puede haber tolerancia, entendida como respeto activo, si no soy capaz de ver  las necesidades de los que me rodean?

    • Esta respuesta fue modificada hace 1 año, 4 meses por Imagen de perfil de Paola Rochon Paola Rochon.
    #11405
    Imagen de perfil de Román
    Román
    Participante

    Hola, colegas. Este nutrido foro es motivante. Cuando el tema surge en clase nunca faltan las historias de éxito personal de algún alumno y la cuestión se torna interesante si nos preguntamos por todos los supuestos, entre ellos los que ya han señalado @abrahamavila @circe y @jeannetugaldequintana, sobre lo que representa ser exitoso, sobre la pobreza o sobre el cambio mismo. Pero a mí me resulta interesante plantear en clase una cuestión que @victorcanteroflores apuntaba al inicio del debate: “Según entiendo, la discusión no es si la afirmación “todo está en uno mismo” es verdadera. Parece que todos hasta el momento han aceptado que es claramente falsa.”. Creo que, efectivamente todos hemos dado por sentado que es así y eso me hace pensar en un breve artículo del coreano BYUNG-CHUL HAN que se llama ¿Por qué hoy no es posible la revolución?. En este artículo Han propone la idea totalmente opuesta: el cambio no es posible y lo que es peor es la razón: la imposibilidad del cambio somos cada uno de nosotros. Es decir, lo que está en cada uno de nosotros no es la posibilidad, sino la imposibilidad del cambio. Según Han eso se debe a la manera en que el trabajo se ha atomizado y a los radicales efectos que toda esta ideología empresarial (de la que Abraham y otros ya hablaban) provoca cuando se convierte en nuestro credo cotidiano. La clave del problema radica, según Han, en que actualmente los “emprendedores” sueñan con ser sus propios patrones y eso lleva a un fenómeno de autoexplotación en el que el explotado y el explotador son el mismo personaje. Ello implica la imposibilidad de hacer la revolución o el cambio porque, cuando somos nuestro propio jefe, no hay “contra” quien hacer la revolución!!!!

    ¿Qué les parece?

     

    Saludos!

     

     

     

    • Esta respuesta fue modificada hace 1 año, 4 meses por Imagen de perfil de Román Román.
    #11407
    Imagen de perfil de Román
    Román
    Participante

    En otro tenor, aquí un video en el que un conductor de televisa expresa, a su manera, la idea de que el cambio está en uno mismo

     

    #11416
    Imagen de perfil de Abraham
    Abraham
    Participante

    Hola Karla, @karlaalday, el debate está muy interesante. Aprovecho para responder a Víctor y al mismo tiempo espero que mi participación contribuya a la discusión que propusiste.

    Apelaré a la frase que lleva por título el Foro para responder, “todo está en uno mismo” el creer  o no que los que trabajamos en la plataforma jugamos a la “lógica del mercado”. En otras palabras,  puede ocurrir que pensemos que el análisis filosófico que hacemos de los términos de los AI depende de las competencias, fortalezas, etc; etc; que se quieran cumplir o bien que busquemos desarrollar competencias etc., sobre los términos de los AI mediante cierto análisis filosófico.

    Creo que en la plataforma los términos, así como las competencias que se persiguen desarrollar nos sirven de guía para plantear corrientes filosóficas que han hecho un análisis así como materiales que facilitan la exposición o ejemplifican la discusión. Los profesores, en el aula, tienen una doble tarea pero muy valiosa, romper con la creencia de los alumnos que la reflexión y el análisis son pérdida de tiempo y por otra que la filosofía no construye verdades, sino hace un análisis de cómo es que empleamos los términos para significar nuestras experiencias.

    Me explico, supongamos que en una clase un estudiante discutió y conoció en qué consiste asumir responsabilidades de nuestros actos. Supongamos que el profesor se basó en el enfoque utilitarista, y otro estudiante, de otro grupo, discutió el mismo término pero desde el enfoque kantiano. Pero el profesor concentró la exposición en discutir el término, de tal manera que los alumnos creen que lo que vieron o investigaron en clase conformó una verdad sobre la “responsabilidad”, la “ética”, la “verdad”, etc. Por supuesto que esto puede ocurrir porque se parte de la premisa de que no hay que saturar al alumno de “información” porque finalmente no la van a utilizar.

    Así que cuando se encuentren en el campo laboral, el perfil que se busca de los egresados es que puedan resolver -a bote pronto- problemas, proponer soluciones basándose en la lógica de costo-beneficio (económico). De tal manera que cuando tomen una decisión, ¿podrán justificarla? Es decir, podrán decir que las razones que construyeron constituirán un ejemplo de su comprensión del enfoque filosófico con el que se abordó la responsabilidad?

    #11421
    Imagen de perfil de Román
    Román
    Participante

    Hoy en la mañana leía esta cadena de tuits que puede ser una respuesta a la idea de que el cambio está en uno mismo. Introduce el tema de las clases sociales y la educación. También podría dar respuesta a aquello que @victorcanteroflores le pregunta a @abrahamavila sobre el sentido de nuestro quehacer como asesores de la plataforma. La educación no es de un solo tipo y no cumple solo una función sino muchas y eso tiene que ver con las clases sociales.

     

    • Esta respuesta fue modificada hace 1 año, 4 meses por Imagen de perfil de Román Román.
    #11425
    Imagen de perfil de Sandra Reyes
    Sandra Reyes
    Participante

    Qué interesantes y completas estás las participaciones recientes, creo que hay varios tópicos que se han concentrado:

    • Condiciones socio-culturales que incluyen políticas públicas, educativas y económicas.
    • Toma de conciencia y responsabilidad (ética y política)
    • El individuo como agente libre pero como sujeto a determinadas condiciones.

    Estos aspectos me llevan a pensar lo siguiente, sobre todo en el contexto escolar y a partir de la experiencia de nuestros alumnos. Por un lado, noto un exacerbado optimismo bastante superficial, repleto de imágenes y videos de superación personal que concentran las problemáticas individuales y sociales sólo en las acciones que el individuo pueda realizar, por ejemplo en este video:

    Por otro lado, un intenso pesimismo, frente a las situaciones tan abrumadoras, guerras, corrupción, odio, resentimiento, desastres naturales, violencia, etcétera. Por ejemplo:

    En cada ejemplo, creo que sucede algo curioso, no hay límites claros sobre de quién o de qué depende el cambio, parece que en el caso del optimismo, hay una mayor aproximación hacia el individuo como responsable de su propio futuro, pero en un sentido netamente individualista. En cambio, en el segundo ejemplo, me parece que hay 2 tendencias, si no hay cambio social es porque somos egoístas y no hacemos como individuos nada (acá podríamos pensar en Hobbes y toda una tradición que nos habla de la maldad humana). En otro sentido, si no hay cambio es porque las instituciones, la políticas públicas y los lazos intersubjetivos se han roto, lo que nos lleva a caer en individualismo y por ende en una decadencia irreversible.

    Quizá sería interesante discutir desde la postura de los estoicos, para ellos, en general, el individuo tiene límites muy estrechos para poder cambiar, todo lo que no está en sus manos es imposible de modificar, por ello la práctica tendía hacia la apatheia, el asunto o la diferencia con la apatía actual y la estoica, es que el estoico, pese a que no podía modificar su realidad natural, o aquella que le excede en tanto individuo, es que pese a ello llevaba una vida filosófica, y en lo posible modificaba sus propios comportamientos, sus deseos y necesidades, en cambio, la apatía actual parece más próxima a ese individualismo que ya ni siquiera busca lograr algo para sí, sino simplemente vivir por inercia, pienso quizá en un nihilismo pasivo, si ya nada vale la pena, pues ALV.

    Qué les parece colegas, saludos.

    #11430
    Imagen de perfil de Karla Alday
    Karla Alday
    Participante

    Gracias a todos, también a  @sandroide por este último post en el que puntualiza las cuestiones abordadas por los compañeros y sintetiza las posturas más comunes en la actualidad frente a la cuestión que nos compete en este foro. Retomaré los elementos que señala Sandra para invitarlos a explorar ¿si habrá un “justo medio” o una tercera opción entre el optimismo superficial y el pesimismo intenso?

    #11432
    Imagen de perfil de Sergio
    Sergio
    Participante

    Hola a todos colegas, qué nutrido ha sido este debate. KMe quiero disculpar con ustedes por haber estado tan inactivo en la plataforma durante la semana pasada.

    Quiero participar en el foro suscribiendo la idea consensual de que “no todo está en uno mismo”; pero agregando la oración lógica complementaria que se desprende de eso: la idea de que sí “algo está en uno mismo”. Ello se basa en la equivalencia para la lógica aritotélica entre los operadores de cantidad “no todo” y “alguno”.

    La precisión es sencilla: el individuo aislado no puede en contra de la estructura social; sin embargo, la estructura social es producto de la acción conjunta de los individuos. Ese sería el enfoque dialéctico: la sociedad condiciona y determina a los individuos, pero los individuos producen activamente a la sociedad. Si estos últimos no produjeran la sociedad, no sólo nos representaríamos ésta como algo cósico y dado, sino incluso como algo trascendental frente a nuestra propia acción.

    Más arriba @paola mencionó a Marx en torno al problema de la consciencia y la enajenación, en un momento me gustaría regresar a ese punto, pero antes me gustaría comentar un aspecto sobre la relación entre el individuo y la sociedad desde la perspectiva marxiana.

    En la 3a Tesis sobre Feuerbach Marx dice: “La teoría materialista de que los hombres son producto de las circunstancias y de la educación, y de que por tanto, los hombres modificados son producto de circunstancias distintas y de una educación modificada, olvida que son los hombres, precisamente, los que hacen que cambien las circunstancias y que el propio educador necesita ser educado. Conduce, pues, forzosamente, a la sociedad en dos partes, una de las cuales está por encima de la sociedad (así, por ej., en Robert Owen). La coincidencia de la modificación de las circunstancias y de la actividad humana sólo puede concebirse y entenderse racionalmente como práctica revolucionaria.”

    Lo que dicha tesis pone de relieve es la relación dialéctica entre sociedad e individuos. La sociedad es productora y producida; lo mismo que los individuos. Esta perspectiva conduce al punto de vista de que si bien no todo está en el individuo, tampoco el individuo está condicionado de forma cerrada y absoluta por la sociedad, también la sociedad es producto de la acción de los individuos.

    Frente a los dos extremos de la cuestión: 1) la postura liberal que tiene fe en el individuo y piensa que la acción individual es transformadora por sí misma; 2) la postura de ‘un cierto materialismo´, no dialéctico, que considera que la sociedad produce y condiciona cabalmente a los individuos y (medio paternalistamente) los excusa y exime de toda acción poderosa o incluso de sus potencialidades transformadoras.

    La postura de Marx, como buen dialéctico, sería una síntesis de estas posturas antitéticas: sí, los individuos están condicionados por la sociedad, es decir la sociedad establece el límite de su acción posible; pero, la sociedad no es algo cósico, sino que está siendo constantemente actualizada o producida por la acción social de los individuos. Marx piensa que la acción social de los individuos puede o bien ratificar el status quo, o bien ser transformadora.

    El tema es que esa disyuntiva (entre acción conservadora y acción revolucionaria) no está abierta para la conciencia como la disyuntiva que se presenta en una tienda cuando uno escoge entre dos marcas de productos. Porque como señaló Paola, para Marx la conciencia se enfrenta al problema de la enajenación, que en la teoría marxiana es todo un tema, pero se podría plantear en su forma mínima de la siguiente forma: Así como la acción social está condicionada por la base material de la sociedad, así también la conciencia lo está. La conciencia, según Marx, está empujada por su condicionamiento social, a ratificar el status quo antes que a transformarlo… para plantearse su transformación se requiere de algo que Marx llama ‘praxis’ o ‘acción revolucionaria práctico-crítica’, que, como se ve, implica reflexión y acción.

    Además si bien desde esta perspectiva la acción social de los individuos tiene algo que ver en la transformación de la sociedad, también es importante decir que esa acción nunca se piensa como individual-aislada. En cambio se piensa que lo que pueden hacer los individuos es organizarse para construir una acción social más poderosa.

    Por último quisiera avanzar una reflexión sobre cómo hoy por hoy no podemos ser ingenuos frente a la teoría de Marx. Si bien en el orden epistémico podemos o no aceptar la relación dialéctica entre individuo y sociedad planteada por la teoría marxiana, en el orden político habría siempre que examinar críticamente qué es lo que entendemos por ‘revolución’ o acción transformadora, y por la acción social de los individuos que apelan a un discurso supuestamente revolucionario.

    #11448
    Imagen de perfil de Karla Alday
    Karla Alday
    Participante

    Llegados a este punto, me gustaría recuperar dos cuestiones que han quedado abiertas:

    1. La posibilidad de la acción social transformadora (retomando el comentario de @sergiolomeli  ) frente a posturas como la de Byung-Chun Han, que, en el artículo que nos comparte @romansuarez, sostiene que no es posible acabar con el neoliberalismo actual ya que en la actualidad: “Uno emplea violencia contra sí mismo, en lugar de querer cambiar la sociedad. La agresión hacia el exterior que tendría como resultado una revolución cede ante la autoagresión”.

    2. Las ventajas y desventajas (en el día a día) de asumirse uno mismo como un ser limitado frente a las circunstancias (que se relaciona con la cita del párrafo anterior). @hugoenriquesanchez menciona que cuando sus estudiantes han concluido que su posición laboral no dependerá de ellos, caen en una especie de desolación ¿habrá alternativas a esta postura?

    • Esta respuesta fue modificada hace 1 año, 4 meses por Imagen de perfil de Karla Alday Karla Alday.
    • Esta respuesta fue modificada hace 1 año, 4 meses por Imagen de perfil de Karla Alday Karla Alday.
    #11468
    Imagen de perfil de Miriam Díaz
    Miriam Díaz
    Participante

    Colegas:

    Lamento llegar tan tarde a este foro donde se han discutido temas relacionados al impacto de las acciones individuales y colectivas en términos de movilidad social, transformación de la realidad y el alcance de bienestar.

    Dado que ya se han discutido algunas posturas en relación a los temas mencionados, me gustaría centrarme en las dos últimas participaciones.

    En un esfuerzo de recuperación, @karlaalday menciona la oposición entre dos posturas: 1) la acción social es transformadora (a partir de la participación de @sergiolomeli) y 2) es imposible la revolución en una sociedad neoliberal porque ahora son los individuos los que se someten a la propia explotación (tesis que se sostiene en el artículo que nos comparte @romansuarez).

    Y pensando en esto, se me vienen a la mente ejemplos de cooperativas que basan sus acciones en la economía solidaria. Aquí les dejo un sitio de una red de cooperativas con perspectiva ambiental, en el cuál se caracterizan las empresas de economía social o solidarias que rompen con prejuicios tales como: “Las personas indígenas no tienen la capacidad de pensar” “Las personas indígenas no pueden emprender negocios rentables” “Las personas pobres no ahorran” “Las personas pobres no tienen la cultura del pago”.

    Cuando pienso en este tipo de proyectos, que finalmente son empresas y se preocupan por su crecimiento económico para ser autosustentables, pero cuya organización no es jerárquica, fomentan condiciones de trabajo dignas, toman decisiones democráticas y  activan la economía regional que beneficia a la comunidad sin afectar el medio ambiente, entonces creo en que existen alternativas de transformación social no individualistas ni de autoexplotación.

    Hay formas de organización de economía solidaria que nos hacen caer en cuenta que lo problemático no son los fines económicos ni el emprendimiento , sino la forma rapaz en que estos se consiguen.

    Espero no haberme desviado mucho del tema.

    ¡Saludos!

     

     

    • Esta respuesta fue modificada hace 1 año, 4 meses por Imagen de perfil de Miriam Díaz Miriam Díaz.
    #11484
    Imagen de perfil de Karla Alday
    Karla Alday
    Participante

    Gracias @malinalli  y a tod@s. Espero que este foro sea de utilidad para los profesores que nos visitan y que en el futuro podamos retomar las cuestiones que quedaron abiertas. Solo para ensayar una especie de conclusión puntualizaré algunas ideas sobre las que parece haber consenso:

    -No todo está en uno mismo. El individuo es un ser situado social, económica y políticamente.

    -Es importante asumir la propia responsabilidad sobre aquello en lo que tenemos injerencia; pero también considerar que las transformaciones sociales requieren acciones colectivas y organizadas.

    Y quedan abiertas cuestiones como la que retomó Miriam en el comentario anterior.

    Muchas gracias y estamos al pendiente de sus comentarios 🙂

Viendo 15 publicaciones - del 16 al 30 (de un total de 30)

Debes estar registrado para responder a este debate.