Naturaleza humana

¿Te amo o no te amo? Esa es la cuestión…

Este debate contiene 28 respuestas, tiene 10 mensajes y lo actualizó Imagen de perfil de Mario Mario hace 5 años, 4 meses.

Viendo 14 publicaciones - del 16 al 29 (de un total de 29)
  • Autor
    Publicaciones
  • #5523
    Imagen de perfil de Morgana Ximena
    Morgana Ximena
    Participante

    Buen día a todos compañeros! me parece que @sandroide en este foro abrir dos cuestiones importantes, la primera es que efectivamente, las respuestas se concentraron en la necesidad de amar y ser amado. Esto podría estar vinculado a nuestra forma de ser dentro de una comunidad, es la necesidad de aceptación, de formar parte de un grupo. A esta cuestión digamos “innata” en el ser humano (como ser social, que no puede vivir aislado), podríamos agregarle una parte de costumbres o prácticas sociales, donde muchas veces la sociedad “impone” juicios sobre estar con alguien o no. Muchas veces las personas están con alguien no porque necesiten amar o estén enamorados, sino porque necesitan ser “aceptados” en la comunidad.
    El segundo punto que me pareció importante es la cuestión del amor como experiencia yo diría perceptiva, tanto sensorial como “intelectual” o mental, pues creo que una de las características de experimentar el amor o el amar es precisamente una alteración tanto de sentidos como de mente. Ahora sabemos que es debido a la sobreproducción de ciertas drogas en el cerebro (oxitocina, dopamina, serotonina) pero resulta interesante explorar cómo se fueron formando las ideas sobre la experiencia amorosa. Les dejo este artículo sobre la cuestión, ¿Qué opinan profes?

    Excelente semana a todos! 🙂

    https://psicologiaymente.net/neurociencias/quimica-del-amor-droga-potente#!

    • Esta respuesta fue modificada hace 5 años, 4 meses por Imagen de perfil de Morgana Ximena Morgana Ximena.
    #5525
    Imagen de perfil de Morgana Ximena
    Morgana Ximena
    Participante

    Les dejo dos caricaturas al respecto

    #5527
    Imagen de perfil de Morgana Ximena
    Morgana Ximena
    Participante

    amor vs razón

     

    #5529
    Imagen de perfil de Morgana Ximena
    Morgana Ximena
    Participante

    del ilustrador Alberto Montt

     

    #5537
    Imagen de perfil de María del Carmen
    María del Carmen
    Participante

    Hola @paola y @mario:

    En efecto mis preguntas van en función de considerar el debate en torno a los juicios morales sobre los sentimientos: casos como la ira o la envidia parecerían ser juzgados tradicionalmente desde un enfoque negativo, lo que quizá no implique mayor problema para algunos. Sin embargo y por ejemplo ¿qué hay respecto al actual juicio moral sobre el amor homosexual?

    ¿Hay utilidad en juzgar sentimientos? ¿El amor es solo un “sentimiento”?¿Cuál suele ser el propósito de encuadrar los sentimientos humanos en el marco moral y no sólo ético que -con acierto, creo yo- destaca @alfonsovazquez a propósito de lo establecido por Spinoza?

    Saludos y feliz martes.

    M.C.

    #5544
    Imagen de perfil de Sandra Reyes
    Sandra Reyes
    Participante

    Buen días profesores, pues las últimas aportaciones me han parecido muy interesantes y problemáticas, sobre lo anotado por @alfonsovazquez creo que al hablar de DESEO y fusionándolo con las hipótesis y teorías científicas actuales que menciona @morganaximena de que el amor es una REACCIÓN QUÍMICA que se da en nuestro cerebro, podríamos preguntar ¿qué tipo de deseo es el del amor o si se quiere el que se da en una relación amorosa o en un “estado” de enamoramiento? Pregunto esto pensando en la filosofía de Epicuro y la pequeña clasificación que hace de los deseos como NATURALES NECESARIOS, NATURALES NO NECESARIOS y los de OPINIÓN.

    Y sobre el comentario de @maria es interesante la pregunta que hace por las valoraciones que se hacen en torno al amor homosexual, creo que valdría la pena discutir al respecto.

    #5546
    Imagen de perfil de Alfonso Vázquez
    Alfonso Vázquez
    Participante

    Respecto a lo planteado por @sandroide habría también que considerar el papel que juega la imaginación en el proceso de enamoramiento. Siguiendo con la reflexión de Spinoza, el amor es una una consecuencia necesaria del deseo, y cuando la mente ha detectado que algo ha afectado de manera positiva a nuestro cuerpo, provocándole una alegría, la mente se esforzará también en imaginar aquella cosa que logró una composición armónica y alegre con nuestro cuerpo. Incluso, la mente tenderá a establecer comparaciones con otros cuerpos y en cuanto se percate de algo semejante a lo que nos afectó de alegría, lo amará con la misma intensidad, y si advierte que hay algo que le provoca un daño a ese objeto o cuerpo exterior, entonces odiará a aquello que lo daña. El amor y la imaginación conforman un vínculo que se mantiene en todas las composiciones afectivas, aunque nace siempre del deseo del cuerpo.

    #5549
    Imagen de perfil de Francisco Salinas
    Francisco Salinas
    Participante

    hemos visto muchas aristas en esta discusión, sin embargo me parece que se ha dejado de lado el esquema empirista. Si recordamos a Hume podemos ver que el autor escoces tiene como base de su teoría a las percepciones, de estas se derivan las impresiones y las ideas, las pasiones pueden ser de placer o displacer (dolor), y de estas se derivan las ideas, en este grupo es donde encontramos la idea del amor. Hay varios puntos que atender sobre la cuestión. El primero es sobre a como actúan las pasiones, las cuales son incontrolables, pero al mismo tiempo pasajeras. Lo segundo es respecto a las ideas, las cuales se derivan de las pasajeras pasiones, pero a diferencia de estas las ideas tienen mayor duración.

    Lo anterior nos da suficiente material para repensar la cuestión ¿te amo o no te amo? lo cual nos pone al amor como el producto de una pasión y no como una pasión, lo pone como una idea derivada de una pasión, lo cual obliga a pensar si la idea es proporcional a la magnitud de la pasión, por lo cual en principio cuando surge la pasión, y solo se encuentra al nivel de la sensación el placer no  elección, simplemente nos asalta. Sin embargo en cuanto idea se le deja habitar, y es en ese momento cuando es posible dejar que la idea se acomode o se destierra. Como idea puede ser elección, como pasión es incontrolable. Lo anterior hará comprensible la postura de Schopenhauer, al combatir la voluntad, el querer, con la noluntad, el no querer.

    #5556
    Imagen de perfil de Sandra Reyes
    Sandra Reyes
    Participante

    Para continuar y responder un poco el comentario de @alfonsovazquez estaría de acuerdo en la intervención de la imaginación respecto al deseo y al amor/desamor, precisamente mi primer comentario en el foro hizo mención de Ficino porque es sabido que los renacentistas, sobre todos los llamados <magos>, otorgaban mucha importancia a esta <facultad> del alma, pues por ejemplo en el caso del amado, se genera una imagen del mismo que -y aquí retomo lo anotado por @yomero – al permanecer  puede generar placer, lo que es grato y no afecta o perturba el alma del amante, sin embargo esa imagen o si se quiere idea del amado puede doler quizá porque la relación se fracturó o ha cambiado. Lo cierto es que en torno al amor aún hay muchos factores que la filosofía se ha dedicado a analizar y discutir.

    Una canción ad hoc para mi comentario

    • Esta respuesta fue modificada hace 5 años, 4 meses por Imagen de perfil de Sandra Reyes Sandra Reyes.
    #5559
    Imagen de perfil de Alfonso Vázquez
    Alfonso Vázquez
    Participante

    ¿Y qué podemos decir de la definición más cruda y pesimista que da Lacan sobre el amor? Él dice que amar es dar lo que no se tiene a alguien que no lo quiere. ¡Muy buena mañana de Jueves!

    #5562
    Imagen de perfil de Mario
    Mario
    Participante

    Me parece interesante el debate sobre el deseo, el cuerpo y la imaginación. Hay cierto idealismo que pinta al amor como una experiencia de elevación moral y espiritual. También hay cierto pesimismo que lo presenta como una acto de animalidad. Con respecto a esto último, sin duda, Spinoza y Hume pueden verse como antecedentes. Sin embargo, hay que notar lo siguiente. En el caso de Spinoza, el amor que depende de la imaginación es un amor irracional e inadecuado en términos éticos, ya que puede ser bueno y puede ser malo, es decir, puede ser mesurado o puede ser un exceso. Pero el amor propio del ser humano en tanto que racional, aquel que puede llamarse acción del entendimiento más que pasión del cuerpo, nunca es un exceso, siempre es adecuado y no tiene que ver con la imaginación. En lo que respecta a Hume, en efecto, no tiene sentido hablar de un amor racional. “La razón es y debe ser escalava de las pasiones”. Sin embargo, las pasiones pueden ser delicadas, adecuadas y armónicas, es decir ilustradas, pero también pueden ser desproporcionadas y deformes. La formación de la sensibilidad sería la tarea del ilustrado. Hay que recordar que el mismo Hume afirmaba que estaba dominado por una pasión, pero esa era la pasión de la literatura. Con respecto a Lacan, para interpretar la idea de que el amor es un exceso del deseo, hay que recordar la aclaración de Žižek: “…la ética lancaniana no es una ética del hedonismo: signifique lo que signifique “no comprometas tu deseo” no significa el dominio desmedido de lo que Freud llama “el principio del placer”, el modo de funcionamiento del aparato psíquico que apunta al placer. Para Lacan, el hedonismo es de hecho el ejemplo por excelencia de posponer el deseo en función de “compromisos realistas”… Para Lacan el goce no es algo que le llega de manera natural al sujeto, como una actualización de su potencia interior, sino que es el contenido de una traumática orden superyoica” (Žižek, “Menos que nada”, p. 140)

    • Esta respuesta fue modificada hace 5 años, 4 meses por Imagen de perfil de Mario Mario.
    #5571
    Imagen de perfil de Sandra Reyes
    Sandra Reyes
    Participante

    Quisiera rescatar esa mención que hace @mario sobre “formar la sensibilidad” como tarea del ilustrado, me parece interesante y complejo pues podríamos preguntar ¿se aprende a amar? Pensando que nuestra sensibilidad está hipersaturada en la llamada “era digital” ¿qué tipo de sensibilidad tenemos sobre todo respecto a las relaciones amorosas?

    Creo que vale la pena discutir, porque la pregunta te amo o no te amo en la era digital tendría otros matices.

    Dejo esta canción de hace tiempo para que me den sus comentarios.

    #5577
    Imagen de perfil de Alfonso Vázquez
    Alfonso Vázquez
    Participante

    Excelentes aportaciones para el foro @mario En efecto, para Spinoza, el amor que nace de la razón no puede tener exceso, y en ese sentido es el más óptimo en términos éticos, sin embargo, Spinoza también reconoce que la mayoría de los hombres no hacen un uso adecuado de su razón, por lo cual, el amor irracional podrá ser tal pero siempre será mejor que el odio, puesto que es una pasión alegre que incrementa la potencia de obrar del cuerpo y no una pasión triste, como el odio, que la disminuye. Incluso, en el amor intelectual o racional también está presente la dimensión de la imaginación, porque es la forma en que sentimos las cosas o las percibimos y nunca son suprimidas por el conocimiento enteramente racional. Spinoza pone como ejemplo al sol: sentimos o imaginamos al sol muy cercano, y aún cuando sepamos que se encuentra a cientos de miles de kilómetros de nosotros, la imagen del sol permanece igual: no se suprime. El cuerpo, la imaginación y el deseo siempre están presentes en Spinoza aún en el conocimiento más racional o en el amor que nace del entendimiento o de la razón. Respecto a lo dicho por @sandroide es muy interesante la pregunta si se aprende a amar y qué significa amar en la era digital. Pienso que hay procesos que determinan nuestra sensibilidad y la van orientando hacia aquello que la afecte de alegría y, en el caso de las nuevas herramientas digitales es imposible no alegrarnos cada vez que suena el whatsapp e imaginamos que puede ser la chica o el chico de nuestro amor. Un placer analizar y discutir con ustedes.

    #5579
    Imagen de perfil de Mario
    Mario
    Participante

    A riesgo de entrar en tecnicismos me parece que el debate es interesante y creo que vale la pena agregar algo más… Claro, como bien dices @alfonsovazquez la imaginación siempre está presente para Spinoza, aunque sepamos que el sol es enorme eso no impide que lo veamos o imaginemos pequeño, sin embargo, el hecho de que la imaginación siempre esté presente no significa que tenga algo que ver con el entendimiento. Bien podría ser que imaginemos y entendamos al mismo tiempo sin que la imaginación afecte al entendimiento. Y es que la imaginación es la causa de nuestros errores y prejuicios. El entendimiento de nuestros aciertos. Los afectos que se relacionan con la imaginación son sesgados para Spinoza, y por lo que entiendo no pueden ser considerados como verdaderamente buenos ni verdaderamente malos, pues lo que es causa de alegría para unos es causa de tristeza para otros y viceversa, solo los actos del entendimiento, sin prejuicios de la imaginación, son actos propiamente éticos…. En fin, quizá podamos ilustrar la cuestión con respecto a lo que propone @sandroide Por ejemplo, dos personas que viven en países lejanos pero se conocen en una red social, se enamoran y deciden casarse aunque nunca se han visto en persona. ¿Podríamos decir que su amor es mero producto de la imaginación y que por lo tanto es un amor ciego? ¿El hecho de que un amor surja por la mera imaginación es algo negativo? ¿Puedo realmente conocer a otra persona por los comentarios, las fotos, las publicaciones y los mensajes que me comparte en una red social?

Viendo 14 publicaciones - del 16 al 29 (de un total de 29)

Debes estar registrado para responder a este debate.