Acciones

Una acción es lo que resulta de lo que voluntariamente decido hacer, si decimos que “yo no hice eso, no recuerdo haberlo hecho”, queremos decir que eso no fue una acción nuestra. Una acción es algo que realizamos conscientemente, lo que sé que yo hice y que decidí realizar. Cada acción mía tiene un impacto y alguna huella en mi memoria, porque estoy consciente de que fui yo quien hizo lo que recuerdo. Aunque esto no es siempre así, a veces no recuerdo qué comí hace unos días, pero no por eso comer deja de ser una acción voluntaria, pero entonces, ¿existen acciones que no son completamente voluntarias?, por ejemplo los hábitos que tengo por las mañanas no son necesariamente actividades a los que les dedique toda mi atención, ¿eso lo convierte en algo distinto de una acción? Parece que mientras se trate de algo que resulte de algo que voluntariamente hice es una acción, incluso si no puedo dar cuenta de lo que hice exactamente.

Si una acción es lo que resulta de lo que voluntariamente hace alguien, entonces cuando alguien amenaza con suicidarse a causa de lo que otra persona hizo, ese suicidio no es ya parte de la acción de la persona amenazada, sino del suicida amenazante; es decir, una acción tiene límites, los efectos que produce una acción  no son ya parte de la acción, pero eso no nos exime de la responsabilidad de nuestros actos. ¿Qué acciones son efectivamente mías? ¿Todas?, ¿incluso las espontáneas de las que puedo arrepentirme después o que puedo desear no haber hecho o haber realizado de otra forma? Y si me arrepiento de mis acciones es probable que sea por sus consecuencias, ¿soy libre de no responder por las consecuencias inesperadas de mis acciones? Hannah  Arendt atiende estas preguntas en La condición humana, donde pueden encontrar argumentos sobre estos asuntos.

 

¿Cómo puedo saber qué cosas son mis acciones? Todo lo que hago libremente es mi acción, si alguien me obliga a hacer algo entonces no es mi acción sino coacción: el efecto de la imposición  de otro (una amenaza de muerte, por ejemplo) de otro sobre mí, ¿pero qué no obedecer a causa de la amenaza violenta no es ya una acción libre? Si lo que me motiva es el miedo a morir,  ¿estoy actuando yo o no?, ¿es una acción mía o no temerle a la muerte?, ¿obedecer ante una amenaza es perder mi libertad, es algo distinto a una acción mía? Ésta última pregunta la atiende Sartre en El existencialismo es un humanismo.

¿Cuáles sucesos y actividades son acciones mías si lo voluntario y lo consciente de lo que hago no es claro? ¿Existen acciones voluntarias que no sean libres? ¿La libertad está ligada a la responsabilidad aún si los efectos de mis actos son inesperados e incalculables?

Uriel Hernández (@urielhernandez)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *