Apariencia

El término apariencia alude inevitablemente a aquello que oculta  detrás de lo verdadero. Es lo que se muestra-manifiesta-evidencia pero no la naturaleza última real verdadera de las cosas, la cual está oculta por esa apariencia. La realidad sensible para Platón es el ejemplo más célebre de un mundo en que todo lo que se percibe y conoce son apariencias, es decir, engaños o ilusiones. Existen sin embargo otras situaciones en las que la apariencia misma lo es todo, es decir, es ella misma la realidad, pues detrás de ella no hay nada.

En este sentido apariencia se puede equiparar con el fenómeno y de acuerdo a Husserl, los fenómenos y la apariencia presentan tres casos distinguibles, pues en un primer caso pueden manifestar la verdad del objeto; en segundo lugar, ocultar la verdad del objeto y, por último, ser solamente un indicador del camino que se debe seguir para llegar al objeto . En el primer caso el objeto no es otra cosa que sus apariencias, tal como un día nublado es un día con apariencia melancólica y lluviosa. Fuera de eso, no hay más nada. Por esa razón se debe ser cuidadoso y no equiparar las apariencias con “falsas realidades”, pues muchas veces la apariencia es la única realidad que hay y en ese sentido “realidad aparente” es un término más apropiado, pues un día es como cualquier otro día, pero algunos “parecen” melancólicos.

Estas posturas se contraponen a visiones de este términos más ligadas a problemas del conocimiento como puede ser la kantiana. En Kant, la apariencia está en completa contraposición de la “cosa en sí”, pero no la equipara con las ilusiones o espejismos. Estos últimos son censurables porque reclaman realidad “objetiva”, mientras que la apariencia se sitúa en un plano más modesto como lo que es suficiente para conocer, o empezar a conocer el ser verdadero que está detrás de ella.

Un teórico de las apariencias es Mariano Ibérico, quien en 1950 publica La aparición; ensayos sobre el ser y el aparecer. Ibérico, menciona que el ser es en sí, no obstante aparece a una consciencia, y ésta lo “refleja” en tanto que apariencia, haciendo de esta forma una síntesis del ser y la apariencia. El área de interés relación del hombre con el mundo utiliza este concepto, no obstante también es de utilidad para el área el ser y la existencia

 

Cecilia Chávez Aguilera @ceciliachavez