Argumentación (A.I.1)

La argumentación es una actividad a través de la cual se expresan nuestros razonamientos, es decir, en una acción por medio de la cual se exponen las razones adecuadas o suficientes para justificar una postura, una posición frente a alguna problemática en específico o incluso para sostener un punto de vista respecto a un tema determinado, ya sea en una discusión, en un diálogo o en una conversación con cualquier persona.

El concepto de argumentación está íntimamente ligado al concepto razonamiento, el cual se refiere a “la clase especial de pensamiento llamado inferencia, en la que se sacan conclusiones partiendo de premisas”. (Copi, 1999: 16)

En ese sentido, el argumento es la estructura lógica a través de la cual se expresan los razonamientos y que nos sirve como instrumento para sostener y justificar nuestra opinión o punto de vista en algún intercambio de ideas. Por ejemplo, si quiero sostener en una discusión política la necesidad de ejercer el voto frente a otro que lo niega y promueve la abstención, tengo que ofrecer razones suficientes para intentar convencerlo  o al menos intentar demostrar que no es sensato desaprovechar un derecho a elegir representantes cuando existe la posibilidad de hacerlo,  y que además implicaría que otros más elijan y tomen decisiones por mí. Otro ejemplo podría ser un diálogo en el que defendemos que es preferible hacer ejercicio en lugar de llevar una vida sedentaria, dando como razones la adquisición de una buena condición física y la disminución de enfermedades crónicas.

En suma, la argumentación es un medio racional para sostener una postura respecto a una cantidad amplia de problemas filosóficos y de aspectos y temáticas de carácter cotidiano. A través de ella, posibilitamos el diálogo, la discusión racional y la mejor convivencia entre todos los miembros de una comunidad y de la sociedad en general.

Alfonso Vázquez (@alfonsovazquez)