Asombro (A.I.1)

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española definimos asombro como una sensación de sorpresa, extrañeza, espanto o admiración. En cualquier caso, el asombro en la filosofía se ha concebido como el primer momento de la misma o como aquello que motiva e impulsa hacia la reflexión filosófica.

Por ejemplo, Aristóteles en la Metafísica dice que “la admiración impulsó a los primeros pensadores a especulaciones filosóficas”. También en Platón encontramos una afirmación semejante cuando en el diálogo Teeteto dice: “Bien veo, estimado Teeteto, que Teodoro comprendió tu verdadera naturaleza cuando dijo que eres un filósofo, pues la admiración es lo propio del filósofo, y la filosofía comienza con la admiración. No era mal genealogista quien dijo que Iris (el mensajero del cielo) es hijo de Admiración”.

La admiración o asombro comienza como una sensación que posibilita la reflexión filosófica. Sin este asombro ¿Cómo sería posible que nos cuestionáramos sobre las cosas del mundo y del hombre? Al respecto Descartes dice que la admiración es: “una súbita sorpresa del alma, que hace que sea llevada a considerar con atención los objetos que le parecen más raros y extraordinarios”.

Para otros pensadores como Rudolf Otto la admiración o asombro es algo que paraliza y pone al alma frente a lo realmente admirable, ante lo <<completamente otro>> en otras palabras ante el misterio.

Poniendo a prueba esta definición podemos pensar en el amor o enamoramiento, cuando alguien nos interesa con un fin amoroso, el primer momento es ese <<clic>> que se hace, nos asombra y admira esa persona por lo que de inmediato comenzamos a indagar sobre la misma. Sin ese asombro difícilmente nos daríamos a la tarea de investigar respecto a dicha persona.

Otra situación puede ser cuando en alguna clase el profesor dice algo que nos resulta interesante, que nos sorprende y que nos lleva a preguntar e investigar más al respecto con el fin de satisfacer la curiosidad ante aquello que nos causó asombro.

Como hemos analizado, el asombro es el origen y punto de partida fundamental que nos conduce hacia aquellas cosas o personas que nos interesan o d las cuales queremos saber más. Desde la filosofía, el asombro abre la posibilidad del conocimiento y del ejercicio del pensamiento.

Les dejo algunos enlaces si desean ampliar esta definición.

La filosofía comienza como asombro:

http://www.filosofia.mx/index.php/perse/archivos/la_filosofia_comienza_con_el_asombro

Asombro, experiencia y forma: los tres momentos constitutivos de la filosofía: http://www.raco.cat/index.php/convivium/article/viewFile/73250/98879

 

Sandra Reyes (@sandroide)