Bellas artes/artesanía-belleza/utilidad.

El término de Bellas artes fue acuñado por Charles Batteux  (filósofo francés del periodo denominado Ilustración) en  la obra de 1747 Las bellas artes reducidas en un único principio,  en ella el pensador francés intentó conjuntar lo común de las diferentes manifestaciones artísticas. Para  Batteux la pintura, la escultura, la música, la poesía y la danza (a ellas se añadieron posteriormente la elocuencia y la arquitectura) comparten un carácter mimético y la condición de ser bellas. A decir del filósofo las bellas artes son aquellas manifestaciones humanas que imitan lo bello de la naturaleza.

En el marco del enciclopedismo se expusieron posturas como las del propio Batteux, Pére André o P.O. Kristeller, que llevaron a cabo una clasificación de las producciones artísticas, esta clasificación determinó las cualidades de cada manifestación de la siguiente manera

  • Las artes aplicadas quedaron sujetas a la utilidad, por ejemplo las artesanías
  • Las artes bellas se dirimían entre la imitación a la naturaleza y la generación de placer

Se distinguió entre formas de producción y se estableció lo propio de cada actividad, es decir su especificidad.

Dado que en un primer momento se separó la utilidad de la belleza, en un segundo momento pudo decretarse la ausencia de finalidad, ensanchando con ello la brecha entre la utilidad y el placer estético.

Para establecer lo específico del arte era necesario distinguirlo de otras formas de producción humana, Tatarkiewicz señala que:

“Desde el siglo XVIII en adelante no había quedado ninguna duda
de que los oficios manuales eran oficios y no artes, y que las ciencias
eran ciencias y no artes: de este modo, sólo las bellas artes eran
realmente artes. Y como esa era realmente, la situación se pensó que
era posible y adecuado denominarlas sencillamente artes, puesto que
no existía ningún otro tipo de artes. Y esta terminología sí que fue
aceptada; no sucedió inmediatamente, por supuesto, sino en el siglo
XIX. En esa época cambió el significado de la expresión “arte”: se
restringió su ámbito, y ahora incluía sólo las bellas artes, dejando
fuera las artesanías y las ciencias. Puede decirse que sólo se conservó
el término, y que surgió un nuevo concepto de arte.
Una vez ocurrido eso, el nombre de “bellas artes” fue aceptado
por un grupo de artes aún más restringido, las artes visuales, las
mismas que antes habían sido denominadas «artes del diseño”: ese
fue el propósito que tenían tales nombres y que se utilizó en el siglo
xix como “Escuela de Bellas Artes” y “Sociedad para el estímulo de
Bellas Artes”: éstas designaban escuelas y sociedades relacionadas
con la pintura y escultura, y no con la poesía o la música”.

La clasificación de bellas artes, es decir, la identificación del arte con el gusto y la belleza ha sido severamente criticada por los diversos movimientos románticos, principalmente el alemán,  y por escritores como Rimbaud y Baudelaire.

Por su parte los movimientos de vanguardia cuestionaron la separación entre el arte bello y la utilidad, en las artes plástica esto fue hecho por  los Constructivistas y los Suprematistas. En en la literatura escritores como Brecht replantearon  la relación del arte con la sociedad abogando por su capacidad para servir a un a él fin exterior (heterónomo).

Es importante señalar que la clasificación aquí esbozada llevó a que se valoraran las producciones humanas, las Bellas Artes gozaron de una gran estima y valor en términos económicos en comparación con las artes aplicadas. En función de lo anterior cabe preguntarnos ¿Si la delimitación del concepto Bellas Artes  se ha construido a lo largo del tiempo, podemos pensar que el trabajo artesanal podrá en algún momento tener el mismo valor que el de una obra artística?

Finalmente, no hay que perder de vista que las clasificaciones aquí señaladas no sólo distinguen, establecen criterios de superioridad e inferioridad entre aquello que ordenan, por ejemplo entre aquellos que pueden vivir de sus capacidades intelectuales y quienes tienen que explotar su fuerza física o cierta destreza manual.

La separación entre arte popular y arte culto implica una postura política, en tanto distribuye y ordena los lugares que ciertas formas de producción ocupan en la sociedad. A este respecto podemos preguntarnos ¿cuáles son los motivos de que un artista sea reconocido y un artesano no lo sea?

Estas parejas conceptuales se relacionan con los conceptos de Armonía, Belleza, Cultura, Alta Cultura.

Circe Rodríguez (@circe)

  1. Estela Castro dice:

    Muy bueno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *