Comprensión

Etimológicamente este concepto “deriva del verbo comprehendere cuyo significado es asir, captar, aprisionar, apoderarse, expresar, entender, conocer. Está formado por el prefijo com– (junto, todo), más el verbo prehendere constituido por prae (antes) y hendere (agarrar). Por eso el concepto de este vocablo es agarrar, tomar (prehendere) todo (com-) el conocimiento” (Quees.la; 2016)

Cotidianamente se asocia con un proceso complejo que implica desde creaciones mentales a partir de ciertos datos que procesamos como imágenes, hasta diferenciar, aislar, identificar y unir con coherencia los mensajes o información que se reciben.

En filosofía comprender implica percibir, esto es, no sólo de forma corporal a través de los sentidos, sino también de forma racional, intelectual o teórica a partir de lo cual también se puede considerar que la comprensión es un fenómeno o un acontecimiento psíquico y mental.

Por lo anterior, es frecuente asociar la comprensión con la interpretación.

Según Wittgenstein (1889-1951), comprender puede ser tanto una reacción psicológica como un complejo mucho más sutil, pues la comprensión implica necesariamente ser capaz de comunicar lo que se comprende por medio del lenguaje común (Tomasini; 2011)

Otro referente para abordar este concepto en clase se encuentra en el foro de debate incluido en la plataforma de temas de filosofía, en nuestra Área de Interés 8, en el que se abordan los diferentes aspectos de la comprensión.

María del Carmen Rodríguez (@maria)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *