Conocimiento-voluntad

Como este concepto está integrado por dos partes primero ofrecemos la definición de la RAE y a continuación los modos en que se relacionan en el contexto de la libertad discutida en la CdeI.

conocimiento

  1. m. Acción y efecto de conocer. 2. m. Entendimiento, inteligencia, razón natural.3. m. Estado de vigilia en que una persona es consciente de lo que le rodea. 4. m. pl. Saber o sabiduría.

voluntad

Del lat. voluntas, -ātis.

  1. f. Facultad de decidir y ordenar la propia conducta. 2. f. Acto con que la potencia volitiva admite o rehúye una cosa, queriéndola, oaborreciéndola y repugnándola. 3. f. Libre albedrío o libre determinación. 4. f. Elección de algo sin precepto o impulso externo que a ello obligue. 5. f. Intención, ánimo o resolución de hacer algo. 7. f. Gana o deseo de hacer algo. 8. f. Disposición, precepto o mandato de alguien. 9. f. Elección hecha por el propio dictamen o gusto, sin atención a otro respeto oreparo. Propia voluntad.

La relación entre conocimiento y voluntad en el contexto de la libertad podría entenderse como las cosas que podemos saber de nosotros mismos (lo que deseamos, lo que nos gusta, lo que esperamos, etc.) al enfrentar una decisión. Por ejemplo, ¿qué es lo que desea un adolescente que dice, “quiero vivir en mi propia casa y con mis propias reglas”? Por  un lado, podría inferirse que ya no quiere vivir en la casa de alguien más siguiendo reglas impuestas por otra persona. Pero en este caso, ¿qué se busca obtener si lo que se busca es vivir con reglas propias?, ¿por qué querría uno darse reglas propias si lo que se busca es no vivir obedenciéndolas todo el tiempo?, respecto a estas preguntas, podemos encontrar una elaboración filosófica en La fundamentación metafísica de las costumbres de Immanuel Kant, disponible aquí.

La cuestión aquí sería poder saber qué es lo que se quiere y lo que se puede alcanzar, porque de otro modo no tendría sentido vivir con  las mismas reglas pero en otra casa, eso sería reproducir lo que uno está intentando abandonar, (la casa de alguien más con reglas impuestas por alguien más). Si uno quisiera irse a su propia casa y poner reglas en esa casa necesitaría primero saber qué reglas sí quiere tener y por qué, además de valorar si esas reglas que uno busca darse son efectivamente distintas de las reglas a las que uno ya está sujeto. Podemos encontrar argumentos sobre este asunto en la obre de Nietzsche, Más allá del bien y el mal, disponible aquí..

La relación entre conocimiento y voluntad en el contexto de la libertad depende de la posibilidad de saber qué quiero, porqué y a cómo obtenerlo. Esto es relevante porque, somos libres en la medida en que podemos distinguir algunas cosas: ¿cómo uno puede o no realizar lo que desea? ¿Puede uno saber qué es lo que quiere, o más aún, qué es lo que querrá cuando se alcance la libertad? Esto es más complicado cuando consideramos que ejercer la libertad tiene que ver con la posibilidad de actuar voluntariamente sin trabas, pero entonces, ¿cómo puedo saber qué es lo que quiero? ¿Debo saber qué y cómo quiero vivir para poder vivir libremente? Y una vez que sepamos qué es  lo que queremos y lo que no queremos tener en nuestra vida, es decir, cuando tengamos alguna noción de cómo vamos a regular nuestra vida, ¿cómo haremos para darnos las normas que nos permitan vivir como queremos?

¿Ser libre significa saber darse reglas? Si pensamos en el caso del adolescente que quiere vivir en su propia casa donde nadie le imponga normas sino que él mismo se dé sus reglas, ¿cómo podría conciliar vivir libremente con la obediencia de reglas para vivir? ¿Se puede ser libre ejerciendo la voluntad pero sin  seguir norma alguna? ¿Cómo sería una vida así, actuar a voluntad sin ningún tipo de regulación no podría ser contraproducente para el propio ejercicio de la voluntad? Es decir, ¿vivir haciendo todo lo que uno quiere no podría llegar a ser peligroso?

Uriel Hernández (@urielhernandez)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *