Convivencia racional AI.2

Aunque en el diccionario de la RAE no existe una definición de este término, podemos inferir su significado a partir de los elementos que lo componen: convivencia y racional. Por un lado la convivencia, que refiere al verbo convivir, describe el tiempo que compartimos con otras personas, ya sea viviendo con ellas, trabajando o estudiando de manera conjunta. Por otro lado, lo racional se asocia con el ejercicio de ciertas facultades intelectuales donde interviene el pensamiento. De ahí resulta que la convivencia racional sería un modo particular de compartir entre los individuos que conforman un grupo social en el que se supone el ejercicio racional de dichos individuos al estar compartiendo tiempo, espacio, ideas, prácticas, etcétera. Sin embargo, la convivencia racional también contemplaría la intervención de emociones y sentimientos que funcionarían como motivadores de dicha convivencia. Es decir queremos un ambiente tranquilo y por ello actuamos de manera racional. Por ejemplo, en casa, hay ciertas reglas que se deben cumplir para el uso de ciertos productos o espacios por medio de esta regulación se genera un tipo de convivencia entre los que habitan la casa, dicha convivencia apela o supone el ejercicio racional de los individuos que se refleja en prácticas adecuadas respecto a los demás.

Otro ejemplo sería en la escuela, donde también hay un reglamento que debe cumplirse. El profesor supone el ejercicio de las facultades intelectuales de sus alumnos y éstos las del profesor, lo que lleva a todo el grupo a una convivencia racional donde impera el respeto mutuo, la tolerancia y la cortesía entre unos y otros.

Un último ejemplo sería la sociedad general, hay espacios comunes como parques, centros recreativos, vialidades, instituciones gubernamentales, entre otros en donde el ejercicio de nuestras facultades racionales como guía y afectivas como motivadoras son primordiales para que pueda darse una convivencia racional. Si este tipo de convivencia no se presenta, el desarrollo del ser humano como individuo y como ser social se vería afectado de manera considerable, pues podrían presentarse prácticas inadecuadas e incluso caóticas entre los individuos de un grupo.

Elaboró Sandra Reyes (@sandroide)