Emoción

Una emoción es un modo en el que percibo las cosas y en que me ubico durante un lapso de tiempo determinado. Se distingue del sentimiento en el siguiente sentido: el sentimiento llamado amor puede producir varias emociones, como alegría, temor, ansiedad, euforia, enojo; al amar uno se pone alegre, teme la pérdida, ansía la reunión, se entusiasma eufóricamente con la sorpresa y se enoja con la frustración o los celos. René Descartes tiene un estudio sobre las emociones en Las pasiones del alma, donde nos describe cómo funcionan y qué producen en los seres humanos.

Las emociones nos hacen percibir  las cosas de un modo específico, si estamos enojados nos parecen irritantes cosas que podrían parecer chuscas estando alegres. El estado de ánimo es el modo según el cual percibimos lo que nos rodea, una persona ecuánime podrá percibir las cosas de un modo más calmo que alguien irascible, aunque el mundo que estén percibiendo sea el mismo, será distinto para quien lo perciba desde una emoción diferente.

Las emociones no sólo son el estado desde y según el cual percibimos al mundo. Nos emocionamos con algo y eso luego se nos pasa esa emoción, pero las consecuencias de lo que hacemos durante nuestra emoción las enfrentamos aún después de que éstas han terminado y nos vemos en situaciones en las que ya no vale decir cosas como “no sabía lo que hacía”, “no fui yo, fue mi enojo el que dijo eso” o “es que lo hice porque estaba deprimido”; y no cabe decir cosas como esas ya que efectivamente aunque la emoción es pasajera, nuestros actos tienen consecuencias que llegan después. Sobre las consecuencias de nuestro temperamento y las emociones a las que podemos ser propensos, Kant propone  un análisis de estas cualidades en Antropología en sentido pragmático, disponible aquí.

Pero si el mundo lo percibimos según nuestro estado emocional y actuamos bajo su influencia. ¿Es posible actuar sin que nos motiven nuestras emociones? ¿Es que somos algo más o algo menos que emociones? ¿Podemos actuar como debemos aún cuando hacerlo nos entristezca o nos enfurezca? ¿Cómo hacemos para ser emocionales y la racionales?, ¿cómo sé que actúo sin guiarme por las emociones?

 ¿Puedo afirmar que soy libre aunque las emociones motiven mis acciones y yo no sea capaz de controlar completamente mis emociones? Séneca, filósofo estoico, escribe sobre una emoción en particular que suele tener consecuencias adversas en nuestras vidas, pueden leer esto en De ira.

Uriel Hernández (@urielhernandez)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *