Error AI. 9

A veces cometemos errores al identificar cosas nuevas cuando las vemos por primera vez. Por ejemplo, podemos encontrarnos con algo que parece un alimento y resultar ser una pieza de cera o un jabón con forma y textura de comida. Un error, en este sentido es tener una creencia que resulta falsa. Según el Diccionario filosófico  Sponville-Comte, “el error es más que una falsedad, es algo falso que se cree verdadero”.  La RAE ofrece diferentes acepciones de “error”: 1. Concepto equivocado o juicio falso. 2. Acción desacertada o equivocada. 3. Cosa hecha erradamente. ¿Cómo puede ser un error “una cosa hecha equivocadamente” si también es un juicio o concepto falso? ¿Una acción puede ser falsa?

En matemáticas o en física un error de cálculo significa que el valor del resultado de una operación o un cálculo no corresponde con el real, es decir, que no sabemos dónde está el número que nos faltó o nos sobró. En este sentido, omitir un paso puede ser un error; pero esto no significa que la acción sea falsa, el error está en haber creído que el cálculo se hizo, cuando hubo una equivocación. El error yace, en el juicio o en la creencia sobre algo que resulta ser falso. Esto lo distingue de la mentira, se comunica como algo verdadero aun sabiendo que es falso.

Entonces, errar es como equivocarse, pero no como engañar. Esto es muy relevante cuando queremos conocer algo o tener certeza de lo que sabemos, porque podemos creer algo verdadero siendo falso. ¿De qué manera podemos reconocer los errores? ¿Qué podemos hacer para detectar los errores en nuestros juicios y en nuestras creencias? René Descartes propone un modo en su Discurso del Método donde sugiere que lo “claro” y “distinto” es lo que nos permite diferenciar lo verdadero de lo falso, para dejar de ponerlo en duda.

¿Pero cómo podemos estar seguros de que lo que creemos verdadero efectivamente lo sea? Errar no es engañar, pero podemos cometer un error al ser engañados, por ejemplo, creer que una persona tiene un nombre y una ocupación, cuando en realidad esos datos son invenciones sobre esa persona. Pensando en esto, el mismo Descartes ofrece una reflexión de cómo encontrar certezas del conocimiento en Las meditaciones metafísicas.

Por otro lado el diccionario filosófico antes citado también nos dice que los errores son inevitables, no sólo porque los seres humanos somos falibles, sino también porque, “el pensamiento es un proceso, y el error, un momento necesario”. Hay que considerar que sólo cometiendo errores cambiamos nuestra perspectiva, mejoramos o corregimos nuestro entendimiento de las cosas, si no cometiéramos errores y si no los reconociéramos, no podríamos reconocer cuándo tenemos creencias falsas que parecían verdaderas. Entonces, ¿los errores son prejuicios, todo error es un prejuicio? Según Immanuel Kant, hay ciertas ideas que no podemos evitar, las pensamos inevitablemente aunque no podamos tener conocimiento certero sobre ellas y aún así, él las considera útiles para demostrar cuáles son los límites de la razón; esas ideas son las antinomias.

¿Qué hacer con los errores si son inevitables? ¿Para qué evitarlos o aclararlos? ¿Podemos tener alguna certezas si la condición del error es cometerlo sin darnos cuenta? ¿Para qué nos sirven los errores, para dudar de todo siempre?¿Qué podemos conocer si habremos de cometer errores en el proceso?

 

Elaborado por Angel Uriel Hernández Vallejo