Esencia

El Diccionario de la Lengua Española nos dice: “Del lat. essentĭa, y este calco del gr. οὐσία ousía. / f. Aquello que constituye la naturaleza de las cosas, lo permanente e invariable de ellas. / f. Lo más importante y característico de una cosa.”

Cierta filosofía ha intentado determinar qué es lo que hace que las cosas sean lo que son, la respuesta que se ha dado es: su esencia. Pero, ¿qué es la esencia? En el pensamiento clásico se han dado varias respuestas, de entre ellas la de Platón nos permite ilustrar lo que se entiende por esencia. La situación ante la cual se enfrenta Platón es determinar cómo en un mundo cambiante existe algo que permanece y hace a las cosas ser lo que son. Ante esto Platón postula la existencia de un topos uranus en contraposición al mundo material. El mundo de las formas (eidos, también llamadas ideas) es lo que da esencia al mundo material. Un ejemplo característico es ¿qué hace que una silla sea lo que es? La respuesta es la idea de silla, una silla para ser silla tiene que participar de la idea de silla, adaptarse a la forma de la silla, esta idea o forma hace referencia al concepto, para Platón los conceptos tienen un estatus ontológico distinto a los objetos, estos devienen y dejan de ser lo que son, los ideas se mantienen y son capaces de dar forma a los objetos.

En Hegel la esencia puede ser encontrada dialécticamente cuando el concepto coincide con el objeto, la cual se da después de múltiples tentativas de lograr que el concepto se identifique con el objeto, esto es que logre decir a cabalidad lo que el objeto es, por lo que este desarrollo es histórico, pues cada nueva definición se aproxima a una correcta definición, a decir la esencia.

En el siglo XX el existencialismo (Sartre, Heidegger, Camus) ha postulado que la esencia del sujeto es ajena a sí mismo. Contra el racionalismo que identifica la esencia con el sujeto, o con el objeto, como si la existencia fuera algo dado, el existencialismo pone en cuestión tal relación, cuando el hombre se enfrenta a una situación límite, la muerte, obliga a elegir entre ser autentico o permanecer ajeno. Optar por el determinismo o por la libertad, por Dios o por lo humano. En la novela el extranjero de Camus, el protagonista cae de la normalidad al enfrentarse a la muerte de su madre y posteriormente al asesinato, lo cual lo lleva a la condena a muerte, es ahí, ante el sacerdote que el protagonista elige entre el perdón de Dios o la responsabilidad de sus libres elecciones.

Francisco Giovanni Salinas Romero