Experiencia estética AI. 15

Baumgartem en la obra de 1750 titulada Estética designa por tal “la doctrina del conocimiento sensible”, con ello pretende dejar en claro que el mundo de las sensaciones no es opuesto al de la lógica, la sensibilidad proveía conocimiento distinto del lógico. La perfección de éste tipo de conocimiento se denomina belleza.

Para Baumgartem la intuición sensible es análoga a la razón, cuya función es representar la multiplicidad de los objetos sensibles, por lo que la estética será “el arte de pensar hermosamente”, y se abocará al estudio de las facultades inferiores, para conseguir su máxima perfección.

Kant en La crítica de la razón pura hace referencia a la estética en términos trascendentales – el modo de conocer a los objetos anterior a toda experiencia-, entiende por ella la doctrina de las formas a priori del conocimiento sensible, entre las cuales sobresalen las categorías del espacio y del tiempo que permiten ordenar los fenómenos.

 

Por su parte en La crítica de la facultad de juzgar Kant relaciona la estética con el juicio estético, la facultad de juzgar los fenómenos de la sensibilidad, a partir del sentimiento de placer o displacer experimentado por el sujeto, el cual está asociado una representación de la que se dice es bella o sublime. A partir de la propuesta kantiana se estableció que la experiencia estética debía cumplir con determinadas condiciones: el desinterés, no ser conceptual, su formalismo, ser necesario y universal.

La experiencia estética se ha homologado a la experiencia del arte y de lo bello, sin embargo, en su pleno significado de sensible (aisthesis) está relacionada con todo lo que podemos considerar estético objetos, percepciones, valores. Ésta abarca lo sensible y sus muy diversas manifestaciones que cruzan desde lo bello hasta lo carnavalesco.

Tal como sostiene Sánchez Vázquez en Invitación a la estética la experiencia estética puede pensarse como un modo de aproximarse a la realidad mediante una relación que ponga en suspenso la función originaria de los objetos, formas, etcétera.

En el sentido que señala Sánchez Vázquez el carnaval produce experiencias estéticas al suspender las jerarquías habituales, y dar lugar a nuevas y/o diferentes relaciones entre los habitantes de una comunidad. Para ejemplificar lo anterior se puede escuchar la canción del español Joan Manuel Serrat La fiesta.

 

Conceptos asociados Belleza, Bellas Artes, Gusto.

Referencias

 

ABBAGNANO N, Diccionario de filosofía, FCE, México, 1998,

BOZAL V (ed), Historia de las ideas estéticas y de las teorías artísticas contemporáneas,

VI y II, Ed. Visor, colección La balsa de la Medusa, Madrid, 2a edición, 2000

BUENO G, El mito de la cultura, Ed. Prensa Ibérica, Barcelona, 1996

BURKE., Reflexiones sobre el origen de nuestras ideas sobre sentimiento de lo bello y lo sublime, Editorial Tecnos, Madrid, 2001

ECHEVERRÍA B., Definición de la cultura, Curso de filosofía y economía 1981-1982, Ed. Itaca-UNAM, México, 2001

GIVONE, S, Historia de la estética, traducción Map García Lozano, Ed. Tecnos, Madrid, 1990

HAUSER A, Introducción a la historia del arte,

HUME, Sobre la norma del gusto,(SNG), Ed Peninsula, Barcelona, 1986

SÁNCHEZ V, Ed. Grijalbo, México, 1992

KANT, M., Crítica del juicio, prólogo Larroyo Francisco, Ed. Porrua; 1ª edición, colección “Sepan Cuantos”, México, 1985.

MARCHAN, S, La estética en la cultura moderna, Editorial Alianza, Madrid, 2000

PLATÓN, La Republica, Obras completas edición de Patricio de Azcárate, tomo 7, Madrid 1872

TATARKIEWICZ, W., Historia de seis ideas, traducción Francisco rodríguez Martín, Ed. Tecnos, Madrid, 1997

 

 

Circe Rodríguez (@circe)

  1. Felipe de Jesús dice:

    Excelente tema gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *