Explicación

Una explicación, según Nagel (1937-) es la respuesta a la pregunta ¿Por qué?

Dado que esta pregunta puede resultar muy ambigua y posibilita varios tipos de respuesta, por lo general se consideran cuatro formas de explicación: deductiva; probabilística; teleológica y genética (Maldonado; 2011)

Para ampliar la noción de este concepto se pueden añadir otros tres tipos de explicación, más comunes en la ciencia:

“Inferencial (Hempel). Una explicación es un tipo de argumento en el que las premisas contienen enunciados que expresan leyes de la naturaleza y la conclusión contiene el fenómeno a ser explicado. En las premisas pueden encontrarse enunciados que describan condiciones antecedentes.

Causal (Salmon, Lewis). Una explicación es una descripción de las diversas causas del fenómeno: explicar es dar información sobre la historia causal que lleva al fenómeno.

Pragmática (van Fraseen). Una explicación es un cuerpo de información que implica que el fenómeno es más probable que sus alternativas, donde la información es de la clase considerada relevante en ese contexto, y las clases de alternativas al fenómeno están fijadas por ese contexto” (Katz; 2010, 43)

Por otra parte como la explicación científica es uno de los principales problemas que atiende la epistemología es pertinente, al abordar este concepto, plantear, por ejemplo:

“¿Cómo es concebida la explicación por las distintas corrientes epistemológicas? ¿Qué respuesta ofrecen los epistemólogos al problema de la explicación científica? ¿Cuáles son sus posturas con respecto a los modelos y teorías científicas que intentan explicar el mundo?” (Concari; 2001, 86)

O bien ¿Cuál es la diferencia entre describir un fenómeno y explicarlo? Además, ¿qué es lo que hace que algo sea una explicación adecuada?

María del Carmen Rodríguez (@maria)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *