Falsedad AI. 8

En su uso cotidiano, el concepto de falsedad se asocia con la falta de verdad o con lo opuesto a la verdad.

Esto conlleva algunas dificultades cuando se  asocia con el término falacia, es decir, argumentos que parecen correctos pero que no lo son.

Sin embargo, que un argumento sea incorrecto no implica que sea falso: una oración puede no derivarse o seguirse de otra, y ello no significa que el razonamiento que construyan sea falso. Esto revela que la falsedad de una afirmación no se basa solamente en cuánto se apegue a las reglas de la lógica tradicional. Un enunciado puede resultar falaz pero no falso, y viceversa.

En el ámbito científico la falsedad ocurre cuando se demuestra por medio de la experiencia que una afirmación de algo observable no corresponde con lo que afirma, lo que forma parte de la teoría de Karl Popper (1902-1994) conocida como falsacionismo: teoría centrada en demostrar la validez de las teorías, que “son válidas mientras no se demuestre lo contrario” a partir del método hipotético-deductivo.

En este sentido  siempre hay posibilidad de que cualquier proposición científica o de cualquier índole sea falsa, lo que significa que puede haber experimentos y hechos demostrables empíricamente, que demuestren lo contrario de lo que se afirme, o que nieguen las hipótesis de las que parte.

El concepto de falsedad para la entonces ciencia se entiende generalmente en relación al concepto de verdad, es decir, como todo aquello que no cumpla los requisitos que la noción de verdad aceptada en ese momento demande; y siempre según el contexto y el ámbito del conocimiento específico en el que se utilice esta amplia noción.

Maria del Carmen Rodríguez (@maria)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *