Historia

La palabra histori(Abbagnano, Nicola, Diccionario de Filosofía, México: FCE, 1974.) significa narración de hechos humanos. También se emplea para referirse a los hechos mismos del pasado que son objeto de estudio de los historiadores. La filosofía de la historia, por su parte, se encarga de reflexionar sobre la historia y de establecer principios y métodos para su estudio.

Hay varias cuestiones interesantes con respecto a la historia y su estudio que son tematizadas por la filosofía, como son la existencia del pasado, el carácter histórico de los hechos pasados, y las semejanzas y diferencias existentes entre distintas concepciones de la historia.

La existencia del pasado es un problema que nos remite a la concepción del tiempo, de la identidad y de la permanencia. Cuando hablamos del pasado parece que nos referimos a algo que ya no es, algo que ha dejado de ser o que se ha convertido en otra cosa. En ese sentido, es pertinente indagar si el pasado existe en realidad, si hay algo del pasado que permanece en el presente, y si es necesario el conocimiento de los hechos históricos.

Ver debate:  Ya lo pasado, pasado.

No todo lo que ha sucedido en el pasado es considerado como un hecho histórico en el presente. ¿Qué es lo que distingue a los simples hechos pasados de los hechos históricos(Ver debate “Ejercicios de ‘La estatua sin nombre’ aquí.

 La razón de esta distinción puede ir más allá de una decisión arbitraria del historiador, o de la importancia que adquieran los hechos históricos, en comparación con los simples hechos pasados, que no parecen tener mucha importancia en la sociedad. Es pertinente indagar si el carácter histórico de ciertos hechos pasados responde a una exigencia teórica, a una necesidad práctica, a un acto de poder, a una coincidencia, etc.

La historia como disciplina o ciencia que se encarga del estudio y el conocimiento de los hechos humanos tiene ella misma una historia. La historia que nos cuenta un Heródoto (484-425 a.C.) es diferente a la que nos cuenta un Braudel (1902-1985), no sólo por el idioma, el estilo y los hechos que se narran, sino también por los principios, el método, los presupuestos, etc., de cada quien. El día de hoy es posible identificar una gran variedad de escuelas y tradiciones de historiadores que pueden presentar visiones contrarias sobre los mismos hechos, es por ello pertinente indagar si todas las versiones del pasado son correctas, si hay algunas que no merecen ser consideradas como parte de la historia, o bien, si hay unas historias más objetivas o plausibles que otras

Mario Chávez (@mario)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *