Innovacion AI. 10

Una innovación es un cambio con el que se introduce una novedad. La innovación científica es el proceso y resultado de crear o descubrir nuevo conocimiento científico (ejemplo: el descubrimiento de la relatividad general por Einstein). La innovación tecnológica es la creación de nuevos dispositivos (como las tabletas), o la modificación radical de aparatos ya existentes (por ejemplo, de los teléfonos fijos a los celulares).

Sobre los mecanismos de cambio que permiten o incluso implican la innovación, Mario Bunge (Epistemology and Methodology II: cap. 13) distingue cuatro posturas. (1) Según el empirismo, “el conocimiento crece espontáneamente cuando la experiencia se acumula, ya sea por observación o por un descubrimiento aleatorio”. Bunge piensa que el empirismo explica la importancia de los datos para la ciencia, pero que es insuficiente para describir el surgimiento de nuevas teorías. (2) Según el racionalismo, “el conocimiento […] crece al inventar y criticar ideas […] Los principales motores del proceso de investigación serían los impulsos de preguntarse, generalizar, sistematizar, y explicar”. Para Bunge, el racionalismo describe bien el aspecto teórico de la ciencia, pero no la búsqueda de evidencia empírica, ni la importancia de los métodos e instrumentos nuevos, ni explica el que muchas teorías no se reemplacen totalmente por las nuevas. (3) Según el psicologismo, la innovación en el conocimiento “siempre es resultado de la investigación desencadenada por la curiosidad o la necesidad”, y por lo tanto, “debe ser explicada exclusivamente en términos de mecanismos mentales o biológicos”. Para Bunge, el psicologismo describe bien una parte del proceso, pero no considera los aspectos sociales que influyen en el descubrimiento. (4) Según el sociologismo, en su versión moderada, toda investigación “involucra comunidades enteras de investigadores”. En su versión extrema, “cada fragmento de conocimiento es un reflejo de, o una respuesta a, las condiciones sociales”. Bunge acepta al sociologismo moderado como una explicación parcial del proceso de investigación; pero rechaza al sociologismo extremo porque “son los individuos, no las comunidades, las que perciben, piensan, y actúan”, y porque “un millar de investigadores mediocres no pueden hacer el trabajo de un único genio”. Bunge sintetiza las cuatro posturas en un acercamiento biopsicosociológico: “En algunos casos se logra el progreso al llevar a cabo nuevas observaciones, mediciones o experimentos; en otros momentos, al inventar nuevos métodos o nuevos diseños; en otras ocasiones, al inventar nuevos conceptos, hipótesis o teorías; ocasionalmente, también, al criticar o reorganizar las ideas conocidas; y siempre al contrastar las ideas con los hechos, los planes y los artefactos con los valores, y así sucesivamente”. La postura de Bunge “reconoce los papeles tanto de la experiencia como de la razón, así como del cerebro individual y su matriz social”.

Thomas Kuhn pensaba que en la ciencia hay una tensión esencial entre la búsqueda de la innovación—al mantener la mente abierta, ser flexibles, creativos y tener un “pensamiento divergente”—y el conservadurismo, que busca mantener los logros alcanzados mediante un “pensamiento convergente”. Según Kuhn (Estructura de las Revoluciones Científicas), la ciencia procede en etapas de investigación normal, en el que hay supuestos básicos, problemáticas, metodologías y valores que son compartidos en la comunidad científica, así como paradigmas o ejemplos comunes de lo que significa hacer buena ciencia. Sin embargo, existen momentos en que los descubrimientos y resultados son tan problemáticos, que se necesita una revolución científica, que necesita de mucha innovación, teórica y experimental.

Según Vojak y Price, la innovación en la tecnología sucede de manera “no-lineal” y “ortogonal” (usan estos términos matemáticos metafóricamente). La metáfora de que la innovación sea “no-lineal” significa que ésta supone cambios abruptos y extremos, difícilmente predecibles, que dependen mucho del punto de partida. La metáfora de que la innovación sea “ortogonal” significa que las personas o instituciones innovadoras “reúnen y sintetizan información y conocimiento de muchas disciplinas y fuentes dispares, de manera que ven un todo que es más grande que la suma de sus partes”. Vojak y Price notan que los innovadores suelen describirse como personas que saben mucho sobre su disciplina de especialización, pero también algunas cosas sobre muchas otras disciplinas; esto les permitiría unificar ideas de áreas distintas.

La naturaleza de la innovación sigue siendo una cuestión abierta, pues no es obvio si estas tres posturas—u otras—pueden armonizarse de manera adecuada.

Elaboró: Carlos Romero