Ley AI. 8

Este concepto se entiende como un principio difícilmente refutable, o un principio que no se cuestiona.

Sin embargo, una ley científica puede comprenderse como una proposición que afirma una relación entre dos o más variables, cada una de las cuales representa un sistema concreto de creencias o principios.

También puede ser una prueba indirecta de algo, cuando aporta elementos verificables, o bases para experimentos que demuestren algo.

Asimismo se debe recordar que no todas las leyes son generales: las hay particulares, es decir, derivadas de leyes más amplias y, en cualquier caso, toda ley siempre está sujeta a constantes revisiones pues en muchos casos, cuando las leyes refieren fenómenos inaccesibles empíricamente reciben demostración indirecta por medio del efecto que producen las predicciones acertadas que permita.

Para las ciencias naturales por su parte, las leyes “son reglas que relacionan eventos causalmente” (Ibañez; 2008) y son demostrables a partir de un método científico específico y explícito

En las ciencias sociales, “las leyes son hipótesis científicas confirmadas por medio de patrones regulares y constantes durante un tiempo determinado y en circunstancias específicas y por ello, algunas leyes sociales son consideradas contingentes o históricamente condicionadas (Ibañez, 2008) sin, por ello perder su carácter de ley en el ámbito de investigación de que se trate (Zurita; 2008).

Por último, podemos plantear con el físico matemático Henri Poincare (1854-1912), que una ley es, fundamentalmente, un vínculo entre  el estado actual de la naturaleza o el mundo y su estado posterior o, dicho de otra forma, un vínculo entre un antecedente y un consecuente.

Aunque además de las leyes causales existan leyes probabilísticas

María del Carmen Rodríguez (@maria)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *