Libertad (A.I.2)

El concepto de libertad tiene diversos usos y significados, de tal suerte que, para reflexionar filosóficamente es recomendable especificar el tipo de libertad al que nos referimos. A causa de dicha diversidad no es posible brindar una definición “universal” o “absoluta”, sobre la libertad, por ello se ha sostenido que es una palabra con múltiples significados, los cuales se relacionan con campos de acción específicos. El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española considera que la libertad puede entenderse como esa: “facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos”[1]

En la vida ordinaria, usualmente se ha dicho que las libertades más importantes son: 1) Libertad de creencias religiosas 2) Libertad económica 3) Libertad política 4) Libertad de pensamiento 5) Libertad de expresión 6) Libertad sexual.

La importancia de realizar todas estas distinciones radica en el análisis de un concepto –el de libertad– que ha sido considerado como el fundamento de la Ética. Eso significa que el tema de la libertad no es puramente especulativo, puesto que si negamos la facultad de los seres humanos para efectuar acciones libres, entonces el tema de la responsabilidad ética y jurídica se convertiría en un  absurdo.

Un acto libre es aquel que se realiza de manera consciente y deliberada, reconocer esos elementos es importante, pues a partir de ellos es posible hablar de responsabilidad. Asimismo vale la pena recordar que la posibilidad de elección no es ajena al problema de la responsabilidad, es decir, que los seres humanos respondemos de las consecuencias de nuestras elecciones, inclusive cuando no elegimos o dejamos de actuar. Por eso la posibilidad de elección ha sido considerada el fundamento de la Ética.

En la vida cotidiana constantemente se nos presentan dilemas frente a los cuales hemos de tomar una decisión; estos dilemas se relacionan directamente con la configuración de la personalidad, pues es posible distinguir entre un individuo y otro con base en la elección que ambos tomaron en una situación parecida, por eso se puede distinguir al valiente del cobarde.

En este sentido vale la pena señalar que la libertad, no se reduce al ámbito de la ley y el gobierno, sino que también se relaciona con otras ramas de la cultura como: la economía, el arte, la sexualidad; por eso resulta indispensable reflexionar críticamente sobre la posibilidad de elegir una profesión o un oficio. libertad entendida como posibilidad de elección, permite afirmar que el ser humano es un proyecto abierto que no ha agotado todas sus potencialidades. Algunos de los filósofos que han dedicado obras enteras al estudio del concepto de libertad son John Stuart Mill[2] e Isaiah Berlin[3].

[1] Diccionario de la RAE, p 1252.

[2] http://www.ateismopositivo.com.ar/Stuart%20Mill%20John%20-%20Sobre%20la%20libertad.pdf

[3] http://terras.edu.ar/biblioteca/10/10FP_Berlin_Unidad_3.pdf

 

-Osiris González

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *