Necesidad y Posibilidad AI. 7

Los conceptos “necesidad” y “posibilidad” tienen una larga historia dentro de la filosofía. Ambos pueden ser definidos al menos desde tres distintas disciplinas filosóficas: a) la lógica, b) la ontología y c) la ética.

 

  1. Desde la lógica decimos que algo “es” para referirnos a que “es verdadero”, sin embargo, debemos aclarar que sólo podemos aseverar lo anterior de ciertas entidades portadoras de verdad tales como enunciados o proposiciones. Lo necesario se define, según Aristóteles, como “lo que no puede no ser” (Met. XII, 1072b 10. p. 487), es decir, aquello que “es” y no puede no ser o ser de otra manera. Por ejemplo: es necesario que si soy hombre, entonces soy animal, ya que la definición de “hombre” implica “ser animal” y no puedo afirmar lo primero y negar lo segundo sin ser contradictorio. En este sentido, también lo imposible es necesario, por ejemplo, es necesariamente imposible que exista el círculo cuadrado. Por otro lado, lo posible es definido como aquello que puede ser o no ser, es decir, aquello que es contingente. ( ver figura 1). Por ejemplo, si soy hombre, es posible que sea feliz, ya que esa es una condición a la que los hombres pueden llegar, aunque no necesariamente.
  2. En sentido ontológico, la necesidad se refiere al “ser” o a la existencia de algo. En este terreno es también Aristóteles quien sentó las bases para la discusión. Para él es importante aclarar la definición de lo necesario ya que eso ayuda a distinguir los aspectos de la realidad que son accidentales o colaterales, de los que son esenciales o inevitables, siendo los primeros aquellos que no modifican esencialmente la sustancia en la que se manifiestan. Posteriormente Aristóteles distingue entre tres aspectos de la necesidad: 1) el resultado de la coacción, 2) el fundamento de la libertad y 3) lo que no puede ser de otro modo y existe sólo de un modo. Se trata, pues, de delimitar aquello que es producto de un proceso causal inevitable, de aquello que puede o no ocurrir, así como de aquello que es imposible que ocurra. Este tema está íntimamente ligado a la idea aristotélica de que el
  3. Esta diferencia entre lo necesario y lo posible le sirvió más tarde a los filósofos estoicos como Epicteto para formular filosofías encaminadas a conseguir la felicidad. Ellos proponían la idea de hacer depender nuestra felicidad de un conocimiento que sepa distinguir entre lo que está bajo nuestro control de lo que no lo está. Así, el Manual de vida de Epicteto comienza diciendo: “La felicidad y la libertad comienzan con la clara comprensión de un principio: algunas cosas están bajo nuestro control y otras no”, lo que implicaría que podemos distinguir entre las cosas que necesariamente escapan a nuestra influencia, y de las que nosotros no podemos escapar, de aquellas que dependen de nosotros y que, por ello mismo, nosotros podemos decidir si las realizamos o no. Esa distinción es la piedra de toque para una vida feliz.

 

Elaboró: Román Suárez