Relación mente-cuerpo (A.I.3)

Por el concepto de relación Mente-cuerpo se entiende aquella problemática filosófica que alude  a la naturaleza del vínculo entre la mente y el cuerpo humano, así como a intentar determinar cuál de esos elementos es el predominante en la relación. De acuerdo con diversas posturas y corrientes filosóficas, la reflexión en torno a la relación mente-cuerpo implica ya sea el planteamiento del predomino de una sobre la otra, o bien una relación de mutua co-dependencia.

Lo importante de este concepto, para nuestra Área de Interés 3. “Naturaleza humana, amor y emociones”, es que nos permite pensar al hombre como una realidad compleja en la cual convergen tanto las emociones y las afecciones del cuerpo, así como también la capacidad de abstracción racional de la mente. El concepto de “Relación Mente-Cuerpo” hace alusión, pues, a la necesidad de pensar al hombre como un ser vivo que se encuentra constituido por un cuerpo y que es consciente a través de su mente de sus afecciones, emociones y pasiones.

Cornman, Pappas y Lehrer (Cornman, et. al., p. 239), por ejemplo, señalan que el hombre en tanto persona “es un ser complejo que puede hacer muchas cosas. A diferencia de muchos otros seres se puede mover por sí misma; puede arrastrarse, caminar y nadar. Está claro que éstas son actividades corporales. Por lo tanto, una persona parece, con seguridad, tener un cuerpo”. En ese sentido, también una persona “puede pensar acerca de las cosas; decidir sobre el curso de una acción, anhelar, desear y soñar con muchas cosas diferentes”. O sea, estas actividades “parecen, entonces, involucrar a una mente en lugar de un cuerpo, una mente con estados totalmente diferentes de los estados corporales”.

La reflexión en torno a la relación mente-cuerpo nos permite tener un mayor conocimiento sobre nosotros mismos en tanto seres humanos y “personas”, así como a hacernos conscientes de la forma en que las emociones influyen en nuestro pensamiento y viceversa.

Alfonso Vázquez (@alfonsovazquez)