Sustancia AI. 6

El concepto de sustancia tiene una larga tradición en el pensamiento filosófico. Históricamente, se puede rastrear su origen a través del término griego de “ousía”, el cual era usado por Aristóteles para designar la esencia de las cosas y que también empleaba para referirse a todo tipo de realidades existentes, puesto que las sustancias eran tanto “caballos”, como “árboles” u “hombres”.

Ferrater Mora en su diccionario filosófico plantea que tal término, tomado etimológicamente, significa aquello que subyace siempre o que se encuentra por debajo de variaciones o posibles cambios que se le derivan; “sustancia” significa aquello que sostiene a una determinada realidad y que, permaneciendo en sí mismo, es la condición absoluta de posibilidad de su propia constitución y de los accidentes que de ello resultan. Según esta aproximación a la noción de “sustancia”, entonces, ésta será siempre lo primero, lo fundante, lo auténticamente real, además de ser siempre aquello que persiste independientemente de variaciones o modificaciones que no  pueden establecerse como fundamento o principio del mundo o de la realidad.

Así pues, la sustancia siempre ha sido hipokeimenon, es decir, aquello que está por debajo y que permanece, que es sostén de sí mismo y de la realidad a la que también constituye; y esta herencia terminológica que va desde Aristóteles, pasando por Quintiliano y Séneca, y llegando hasta la escolástica tomista, lleva consigo esta noción de necesidad o de sustrato, que ha sido fundamental para el desarrollo de la filosofía.

En la vida cotidiana podemos usar este concepto para referirnos a aquello que sirve de fundamento de nuestra acción, aquello que es principio de la realidad o que es la base de cualquier temática o disciplina de conocimiento.  Por ejemplo, cuando alguien pregunta por la sustancia de un acontecimiento quiere decir que busca saber cuál es el elemento más importante que lo explica o que lo ha causado; lo mismo pasa cuando una persona interroga por la sustancia de una exposición: lo que quiere es saber cuál es la idea central en la que se basa esa disertación o discurso.

Elaboró: Alfonso Vázquez