Verdad AI. 8

Comúnmente se entiende como verdadero aquello que corresponde con los hechos a los que alude o que refiere. También suele entenderse este concepto como adecuación entre las palabras y las cosas. Por ejemplo: si alguien dice que llueve, y en ese momento sí cae agua del cielo, entonces la afirmación es verdadera.

Sin embargo, el concepto de verdad, para la ciencia y para la filosofía implica algunos otros problemas.

Por ejemplo, para el pragmatismo la verdad es lo que funciona, en el sentido de que los hechos no son “fijos” o inamovibles pues, como sostiene William James (1842-1910) el mundo es resultado de experiencias, creencias, supuestos y circunstancias humanas, y en ese sentido lo verdadero no puede solo partir de la adecuación entre nuestras ideas y los hechos y, en muchos casos, la verdad es una creencia o una proposición que es útil para entender los espacios en que nos movemos y habitamos. Así, lo verdadero no es necesariamente algo definitivo ni último sino el resultado del avance de las adecuaciones que se gestan conforme se comprende lo que ocurre.

De acuerdo con otra postura, el relativismo cultural, también hay verdades relativas. Por ejemplo, una proposición aceptada por un grupo de muchas personas, porque parte de principios o pautas vinculados con una cultura, enfoque, o leyes de una época determinada, podría ser, según esta postura, una verdad relativa.

Para la hermenéutica, “la verdad adopta tantas caras como interpretaciones logran imponerse y el diálogo entre ellas es infinito” (Raffin; 2006)

La verdad científica por su parte está vinculada con experimentos e investigaciones que se orientan y se apegan a criterios metodológicos explícitos, coherentes, estructurados y lógicos. Criterios que por sí mismos hay que definir, pues están sujetos a permanente redefinición.

A partir de los diversos elementos que alude este problemático concepto, muchos consideran que, en todo caso y conforme al ámbito en el que se lo enuncie vale más hablar de teorías y criterios de verdad (Vignale; 2016), que de una definición única y definitiva.

 

Elaboró: María del Carmen Rodríguez A.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *